Mundo
Martes 08 de Marzo de 2016

Una profesora de guardería escribió una carta a los padres

Una profesora de Sarpsborg, en Noruega, ha decidido concienciar a los padres de los alumnos de la guardería en la que trabaja, jardín de infantes Grålums, enviándoles una reivindicativa carta en la que orienta a los progenitores como pueden luchar contra el abuso escolar, empezando por cambiar su propio comportamiento, "Veo que muchos padres no notan el efecto que tienen sus acciones. El efecto de comentario tras comentario, se quejan, dan opinions sobre todo y sobre todos. 

Lanzan condena tras condena contra otras personas que son distintas a ellas y quiero acabar con ello”, contaba Katarina Magnus, la docente.
 
La publicación ha tenido un gran impacto. Después de enviarla a los padres la colgó en Facebook, donde recibió más de 15.000 likes y fue compartida más de 20.000 veces.
 
La profesora se muestra feliz de los resultados de su campaña, "Estoy muy contenta por todos los comentarios y me gusta que la gente se sienta aludida, de ese modo sabemos que hemos plantado una semilla. Estoy segura de que esto puede ayudar a que el mundo sea más amigable", aseguraba desde su cuenta en Facebook.
 
A continuación te ofrecemos íntegro el contenido de la carta, que la propia profesora compartió a través de sus redes sociales.
 
Cara íntegra
 
"Queridos padres del jardín de infantes Grålum
 
A luz de la gran atención mediática que está teniendo recientemente el abuso escolar en nuestra sociedad, la asociación ha decidido emitir una llamado general a los padres sobre cómo pueden ayudar desde casa, alrededor de nuestras propias mesas de comedor.
 
En el preescolar Grålum el acoso escolar no es un problema conocido, pero todos podríamos recordar cómo nuestras actitudes tienen un gran impacto en los más pequeños. ¡Lean!
 
¡Ustedes enseñan a los niños a abusar!
 
Sí, han leído bien. Tienen que admitirlo. Esto es porque:
 
*Se sientan a la mesa y se quejan de las elecciones o no elecciones de sus amigos.
 
*Se sientan frente al televisor y critican a los participantes o personajes por su comportamiento.
 
*Miran la tablet o el teléfono y hacen comentarios negativos sobre la apariencia de alguien.
 
*Leen el periódico y ridiculizan a cualquiera con una opinión diferente.
 
*Conducen su coche y se enojan con otro conductor por temas de tráfico.
 
*Entornas los ojos porque alguien hace las cosas de forma diferente que tú.
 
*Decir algo despectivo sobre alguien por diferencias de fe, raza o por tener un punto de vista distinto al tuyo.
 
*Criticar el estado financiero de otra familia, sus últimas compras o sus elecciones a la hora de ir de vacaciones.
 
* Mostrar claramento con todo su lenguaje corporal que no te gusta alguien.
 
Tus palabras, lenguaje corporal y expresiones faciales enseñan a tu hijo que está bien decir cosas negativas de los otros. Sí, tú no sólo enseñas que esto está bien, también les demuestras que hay que ser intolerante.
 
Somos modelos para nuestros hijos y ellos no saben más de lo que nosotros les enseñamos.
 
Ésta es una fuerte llamada de nuestra parte y urgimos a todos los padres a que autoexaminen sus propias conductas y consideren cómo afecta a los más pequeños.
 
El abuso escolar empieza y termina con nosotros. Todos tenemos que ser más tolerantes, inclusivos, flexibles y generosos con el otro, para que nuestro s hijos también sean estas cosas. Así que tenemos un trabajo que hacer. ¿Están listos para el cambio? Lo estamos. Estamos listos para ayudar en lugar de hacernos daño los unos a los otros.
 
Siento si alguien se siente ofendido por esto, pero algunas veces necesitamos hacer un llamado para despertar, para que cambien las cosas.
 
¡Esperemos que esto tenga un impacto en la dirección correcta!
 
¡Que tengan un buen día!"
 
Fuente: ideal

Comentarios