A un click
Miércoles 09 de Noviembre de 2016

Una infección le afectó la visión y creen que fue por un piercing

La joven de unos 20 años ingresó al Cullen en estado delicado y con "alteración de la conciencia". Estuvo 13 días en terapia Intensiva y ahora se recupera en una habitación común, fuera de peligro. Por una complicación ocular, padece disminución visual en uno de sus ojos

La paciente de unos 20 años se acercó a la guardia del Hospital Cullen hace aproximadamente 25 días. Desde el nosocomio informaron a Diario UNO que el estado de la joven era "delicado" y padecía "alteración de la conciencia" producto de una infección que pudo haber sido provocada por un piercing que se había colocado en el ala nasal derecha.
Luego de permanecer 13 días en la Unidad de Terapia Intensiva, se recupera en una habitación común. Si bien continúa con un cuadro de infección, aseguran que su vida se encuentra fuera de peligro. La joven sufrió una proptosis en uno de sus ojos que le provocó la disminución de la visual del lado afectado. En tanto, los profesionales esperan su evolución para conocer si sufrirá alguna secuela. Ahora es atendida por el servicio de clínica médica y el de oftalmología del hospital.
Los médicos del Cullen no saben cuánto tiempo pasó desde el momento en que se puso el piercing hasta la aparición de los primeros síntomas. Tampoco se pudo conocer si la colocación fue casera o en un local autorizado. El director del nosocomio confirmó a este matutino que llegó al hospital sin el arito colocado.
En diálogo con Diario UNO, Juan Pablo Poletti, manifestó: "Luego de hacer los interrogatorios pertinentes, revisar la historia clínica con los familiares y con la paciente, se llega a la conclusión de que la puerta de entrada pudo haber sido un piercing que se había colocado en el ala nasal derecha".
Si bien expresó no estar ciento por ciento seguro de que el piercing haya sido el motivo de la infección, señaló: "El germen que se aisló fue un estafilococo meticilino resistente. No fue hospitalario, sino que fue traído desde la calle, dentro del torrente sanguíneo del paciente. Ya venía infectada. Es una persona sana y joven, alguna puerta de entrada para desencadenar este proceso siempre hay".
Poletti hizo referencia al primer diagnóstico que recibió la joven cuando llegó al Cullen. "Ingresa directo a la guardia con un estado de salud delicado, con alteración de la conciencia y pasa a la Unidad de Terapia Intensiva. Ingresa con un diagnóstico con una meningoencefalitis, una celulitis periorbitaria y una neumonía bilateral".

Sobre el actual estado de salud, comentó: "A partir de la celulitis sufre una proptosis. Tiene una disminución de la agudeza visual del lado afectado. Eso es lo que está en tratamiento. No sabemos si va a tener recuperación completa o si va a quedar con alguna secuela. Todo eso sería aventurado decirlo. Todavía no ha recuperado el ciento por ciento de la visión".

Comentarios