Policiales
Viernes 24 de Julio de 2015

Una bebé fue quemada con un caloventor en el quirófano

La bebé nació el lunes 17 de julio, en Famaillá, Tucumán. Había sido por el caloventor que estaba en la misma camilla en donde la habían cambiado, en la sala que está al lado del quirófano.

El nacimiento debería ser uno de los momentos más felices de una familia. Pero se convirtió en una pesadilla para los padres de Naira, una bebé que nació el lunes a las 17 en una clínica privada de Famaillá. Cuando salió de la sala de controles envuelta en las mantas, se dieron cuenta que las manos presentaban quemaduras.
"Cuando le entregan la bebé a mi suegra ella ve que las manos estaban rojas e hinchadas con ampollas. Cuando pregunta, al principio nadie quería decirle nada, pero después se enteró que había sido por el caloventor que estaba en la misma camilla en donde la habían cambiado, en la sala que está al lado del quirófano", explicó Carla López, mamá de Naira.
Su cesárea había sido programado con tiempo, pese a que ella le había manifestado a su ginecólogo la intención de parir de forma natural. "Me dijo que no iba a poder porque ya tenía una cesárea previa de mi hija que tiene 6 años", contó la mujer. El lunes estaba helado y, según cuenta Carla, no había calefacción en el quirófano ni en las salas. "Por eso prendieron el caloventor donde cambiaban a los bebés". 

Comentarios