Policiales
Lunes 24 de Agosto de 2015

Un testigo de Jehová obligaba a rezar a su hijo mientras lo violaba

El aberrante episodio se produjo en Santiago del Estero. El hombre sometía sexualmente a su pequeño de 8 años. La madre lo denunció: "Cuando le dolía mucho, él le decía: vamos a orar". 

Ni Dios lo va a perdonar. Un caso aberrante sacudió a Santiago del Estero, donde un padre fue denunciado por abusar sexualmente de su propio hijo, de ocho años. La madre, tras presentarse ante la Justicia, brindó detalles escalofriantes: “Cuando le dolía mucho, él le decía ‘vamos a orarle a Jehová’”.
La familia de la víctima no puede entender tanta maldad, por lo que manifestó su deseo de que “imputen y apresen al violador”.
La mujer reveló que los hechos ocurrían cuando el sujeto, quien es testigo de Jehová, se llevaba al pibe a su casa. Tras estas visitas, la mujer empezó a notar, desde hace un tiempo, que su hijo tenía actitudes raras, por lo que sospechó que le “había pasado algo”.
Por eso decidió mantener un diálogo con su pequeño hijo, para tratar de aclarar las cosas y fue en ese momento en el que el chico reveló el calvario al que lo sometía su padre. Los detalles fueron terribles: primero, le metía los dedos en la cola y cuando esto dejó de satisfacer a la bestia, directamente lo penetró.
El chiquito soportaba en silencio todos los ultrajes, pero llegó un momento en el que su cuerpito no aguantó más y empezó a quejarse, porque le dolía mucho el ano. La respuesta de su progenitor fue indignante: “Vamos a orarle a Jehová”.
Denuncia
Tras conocer la tortura a la que era sometido el nene, cuya identidad se mantiene en reserva, su madre se presentó ante una dependencia policial para realizar la denuncia, que es investigada por el juez en lo Criminal y Correccional de la 4ª Nominación, Miguel Ángel Moreno.
El magistrado dispuso la intervención de los miembros del Gabinete Psicológico del Poder Judicial, quienes entrevistaron al chiquito bajo la metodología de cámara Gesell y ahora trabajan para informar si el testimonio de la criatura es creíble.
Mientras tanto, el pibe ya comenzó a realizar un tratamiento psicológico y el magistrado ordenó que sus padres también sean sometidos a un examen similar. “Se realizaron la cámara Gesell y las entrevistas psicológicas, ahora esperamos que lo imputen y lo detengan”, concluyeron, aún azorados, los familiares de la víctima. (Crónica). 

Comentarios