Viernes 09 de Septiembre de 2016

Un terrible siniestro vial desnudó una problemática en irrupción en la era de los celulares

Una mujer que manejaba en contramano por avenida de Circunvalación, perdida y medicada provocó un accidente en el que dos personas terminaron heridas y una de ellas con graves consecuencias. En medio aparecieron fotos que se viralizaron y que dan cuenta de la falta de respeto, tanto a una persona indefensa, como al ser humano como tal.

//Por Yanina Urcullu
Los celulares se multiplican en el país y en la provincia y la era digital ya se ha instalado. En la actualidad una noticia se conoce al instante, en tiempo real y con todos los detalles. Esto no sería más que un avance de la humanidad que logró ganarle una batalla a la espera. Sin embargo hay momentos en los que no dimensionamos el poder que tienen esos aparatos que tenemos en las manos.

Son muchos los ejemplos que se pueden dar donde a través de las redes sociales se ha logrado ayudar al prójimo y desarrollar una actividad solidaria. No caben dudas de ello. No obstante hay momentos en los que el morbo y el oportunismo se expusieron en forma concreta gracias a estos aparatos, que son usados por manos irresponsables.
Recordamos todos el caso del paciente que llegó al hospital Marcial Quiroga para ser sometido a una intervención porque tenía una botella introducida en su cuerpo. El video trascendió fronteras impensadas y sin embargo el hombre estuvo en ese momento ante médicos y enfermeros dentro de un quirófano.
También podemos citar infinidad de casos en los que una persona famosa ha sido fotografiada en su cama de hospital, en una Terapia Intensiva, en condiciones en las que sólo deberían haberlo visto los familiares.
En la jornada del jueves, un siniestro vial entristeció a la sociedad local. Una mujer condujo a contramano por el anillo de la Circunvalación, a muy alta velocidad y embistió a una pareja que viajaba en moto. Ambos resultaron con heridas severas, pero la joven, Leslie Arustizia, fue quien se llevó la peor parte. Tal es así que permanece en estado grave, internada en el área de Terapia Intensiva, y sufrió la amputación de una de sus piernas.
La noticia no dejaba de impactarnos como sociedad, como padres, como hijos, como hermanos, cuando se viralizaron una fotografías del momento en el que las víctimas del siniestro vial eran trasladadas en la ambulancia.
Alguien las sacó. Alguien tuvo la frialdad de reflejar ese momento con una fotografía que registró con su celular. Pero también alguien las envió y lo hizo tantas veces que tomaron el carácter de virales. Vos, yo, todos las recibimos en nuestros teléfonos móviles. Y es acá donde nos queremos detener porque como sociedad debemos buscar a los responsables. Debemos exigir que se condene esta conducta. Si fue un camillero, un paramédico, un médico o una persona que pasaba por el lugar debe hacerse responsable por semejante atrocidad.
No podemos dejar de sentirnos rehenes de una situación en la que todos estamos a merced de que la persona que nos atienda, ante un accidente, tenga la buena voluntad de no mostrarnos ante terrible estado de vulnerabilidad. Que tenga compasión de nuestra familia, de nuestros seres queridos, pero por sobre todas las cosas de cada ser humano.

Comentarios