Mundo
Lunes 23 de Mayo de 2016

Un príncipe tiene una ostentosa flota de autos bañados en oro

Turki bin Abdullah es joven, billonario y ostentoso. El resultado de la combustión de estos factores se vislumbran en sus publicaciones de la red social Intagram, donde presume de sus autos de lujo enchapados en oro. De sus caprichos de niño rico se distingue la devoción por coleccionar vehículos premium y personalizarlos con un extravagante baño en oro.

Encarna la expresión de un estilo de vida donde priman la abundancia y la exuberancia.
 
Las imágenes son evidentes. Su condición de príncipe de la realeza saudí y las generosidades económicas de los petrodólares le permiten desplegar toda la obscenidad de su opulencia por un puñado de likes y por los países que visita. Londres fue el último escenario donde se paseó a bordo de cuatro autos dorados: un Lamborghini Aventador, un Mercedes Benz G63 AMG 6x6, un Bentley Flying Spur y un Rolls-Royce Phantom.
 
Mirá las imágenes debajo:

Comentarios