Policiales
Miércoles 13 de Enero de 2016

Un policía asesinó a su mujer de un disparo y luego se quitó la vida

El femicidio ocurrió esta madrugada en una vivienda ubicada de Rosario. Al parecer, la pareja atravesaba una profunda crisis y estaba a punto de separarse. 

 Un efectivo de la Policía provincial que estaba de licencia por carpeta médica asesinó a su mujer de un disparo y luego se quitó la vida, en un hecho ocurrido esta mañana en una casa ubicada en Nicaragua 1536, casi esquina Montevideo, en la zona oeste de Rosario.

En declaraciones periodísticas en el lugar donde ocurrió la tragedia, el fiscal Coria confirmó que el caso se trató de un femicidio y posterior suicidio y que la pareja atravesaba una profunda crisis y estaba a punto de separarse.

De acuerdo a las primeras informaciones, la persona que desencadenó el trágico hecho fue identificada como Pedro Díaz, un suboficial de 50 años que trabajaba en el área de Caballería de la Unidad Regional II. 

Su esposa se llamaba Graciela Menna y tenía 49 años. Ambos tenían dos hijos, que habían formado sus respectivas familias, y nietos que viven en la parte superior de la vivienda donde ocurrió el hecho. De acuerdo a la información preliminar, Diaz estaba tramitando su jubilación en la fuerza.

"Los hijos de esta pareja confirman que entre sus padres había un conflicto y que estaba decida la separación. Esa situación no se pudo resolver y este señor tomó esta decisión justamente porque al parecer no quería asumir el divorcio", sostuvo el funcionario judicial.

Coria manifestó que "un vecino escuchó  a las dos o tres de la mañana las detonaciones. En principio, no les dio importancia porque no supo identificar si eran disparos en la zona o el ruido de un caño de escape. Los hijos de esta pareja, que viven en la parte superior de la casa, tampoco escucharon nada.  Ni gritos ni detonaciones. Cuando ellos bajaron esta mañana a desayunar, se encontraron con este panorama y fueron ellos mismos los que llamaron al 911". 

El fiscal dijo que, de acuerdo a las primeras constataciones en el lugar, el policía sorprendió a su mujer dormida. "Le efectuó dos disparos en la cabeza y luego se pegó él un tiro en el cráneo", precisó el fiscal, quien agregó que, según declararon los familiares "no había antecedentes de violencia familiar o de género".

Coria dio más precisiones sobre la escena del crimen. "A la mujer se la encontró en posición de estar dormida. Probablemente, el hombre la haya encontrado en esa situación y allí mismo le efectuó los dos disparos que le provocaron la muerte. A su vez, el policía se mató y también cayó sobre la cama".  Fuente: La Capital. 

 

Comentarios