A un click
Domingo 20 de Noviembre de 2016

Un médico indio falleció, resucitó y nos cuenta cómo son el cielo y el infierno

A lo largo de sus 25 años de carrera como médico anestesiólogo, Rajiv Parti escuchó distintas historias extraordinarias que le contaron sus pacientes tras ser operados.

Algunos le hablaron sobre 'la luz al final del túnel' o de siluetas luminosas; otros le contaron que observaron su propia operación desde arriba mientras los médicos luchaban para sacarlos del estado de muerte clínica. "Siempre creí que ese tipo de historias eran idioteces", recuerda Parti en un artículo para el Daily Mail.

El médico, cuyo trabajo se limitaba a mantener a sus pacientes inconscientes durante las operaciones, nunca tomó en serio esos relatos hasta que un día fue ingresado en un hospital para ser tratado con urgencia de un cáncer de próstata. Lo que pasó durante la operación cambió su vida para siempre.

"Sentí que me dirigía hacia arriba, como en un ascensor. Era el mismo sentimiento que tienes en la boca del estómago cuando subes vertiginosamente hasta el 20º piso de un rascacielos", comenta Parti respecto al inicio de su experiencia.

Y asegura haberlo visto todo en detalle: médicos en el quirófano que hicieron un chiste, su abdomen con incisiones e incluso a su madre y a su hermana a miles de kilómetros del hospital, en la casa donde pasó su infancia. En determinado momento "todo se quedó a oscuras".

Fue entonces cuando oyó "gritos de dolor y sufrimiento" y se sintió arrastrado hacia el borde de "un cañón en llamas" que desprendía humo y un "olor nauseabundo a carne ardiendo".

"Sabía que estaba al borde del infierno", recuerda el médico, que en aquellos momentos distinguió claramente una voz que le constató de manera telepática que había llevado "una vida materialista y egoísta".

Rodeado de humo y de gritos de "almas ardientes", Parti pensó en lo insignificante que eran las posesiones que había acumulado durante su existencia desahogada y empezó a rezar.

Al pedir a Dios una segunda oportunidad, vio a su difunto padre que lo llevó hacia un túnel donde lo saludaron sus antepasados, entre los que reconoció a su abuelo, quien le dijo que la cosa más importante era el amor. Parti sintió todas las cosas buenas que le habían pasado durante su infancia y captó un mensaje telepático: "Los momentos simples son los que más importan", recuerda en su artículo.

Al final del túnel -agrega- lo saludaron los arcángeles Miguel y Rafael, que lo llevaron hacia una luz deslumbrante. "Rafael explicó que en el nivel más alto estás rodeado de una poderosa energía que consiste de amor puro e inteligencia, la base subyacente de todo en el universo", recuerda Parti.

Arriba, el médico indio afirma que vio "un ser de luz, una forma en azul plateado" que le comunicó que tenía que mirar hacia su vida una vez más y reflexionar sobre los cambios que debía realizar.

Al recobrar la consciencia y 'regresar' al quirófano se dio cuenta de que la operación había terminado. Los médicos no le creyeron sobre su viaje al más allá. Al recuperarse, se desprendió de los caros coches que poseía y cambió su mansión por una casa menos grande.

Dejó su oficio de anestesiólogo y estableció otro negocio para curar a la gente a través de la meditación y prácticas alternativas. La extraordinaria historia que afirma haber vivido la ha compartido en el libro 'Dying to wake up' (Morir para despertar).


Comentarios