San Juan
Miércoles 13 de Enero de 2016

Un joven que padece esquizofrenia paranoide, necesita una urgente internación

Jorge Rodríguez vive con sus papás y tiene picos de extrema violencia. Su hermana pide que, de acuerdo a lo indicado por una médica, se le aplique un tratamiento extremo. Estuvo internado en una clínica, pero le dieron el alta porque no podían controlar su conducta. Buscan solución en el Marcial Quiroga.

Jorge Jesús Rodríguez tiene 25 años y desde hace 10 años que sufre una extrema enfermedad psiquiátrica. El joven a los 15 años fue diagnosticado de esquizofrenia paranoide y desde ese momento ha recorrido varios hospitales y clínicas psiquiátricas de la provincia.
Alejandra, la hermana, contó a sanjuan8.com que desde hace cuatro meses, que Jorge vive con sus padres porque la clínica privada en la que estaba internado, argumentaba que debido a los recurrentes episodios violentos tendrían que someterlo a un tratamiento denominado electroshock.
Sus familiares iniciaron una búsqueda por diferentes lugares para poder realizar el tratamiento; y uno de ellos fue el Hospital Marcial Quiroga. La jefa del área de psiquiatría, Mónica Rojo, explicó a este diario digital que este tipo de tratamiento es muy complejo y para poder realizarlo hay que descartar varias aspectos y el más indicado para poder realizarlo es el médico que sigue el caso, también aclaró que es un tratamiento muy agresivo y que en la provincia hay otros lugares que lo realizan, más teniendo en cuenta que el joven estaba internado en un lugar privado.
Alejandra y sus padres viven una situación que por momentos se vuelve inmanejable, ya que por lo que relató, Jorge “está fuera de sí” y junto a sus padres, muchas personas más han sido víctimas de los diferentes episodios violentos.
Mónica Rojo aclaró que le parece extrañó que una persona con semejante diagnóstico no se encuentre internado y contenido.
Desde la clínica privada dieron a entender que conocen el caso, pero no quisieron hablar del tema cuando fueron entrevistados por este diario.
Mientras tanto Jorge y sus padres, ya ancianos, esperan una respuesta que ni saben de dónde va venir. Alejandra relató hasta las lágrimas que ignora a quien debe recurrir a pedir ayuda.
 
 
 

Comentarios