Domingo 10 de Septiembre de 2017

Un ex San Martín la colgó de un ángulo y Chacarita empató el clásico sobre la hora

El Funebrero igualó 1 a 1 con Tigre en su regreso a Primera división. Carlos Rodriguez abrió el marcador para la visita a los 21 del complemento. Emanuel Martínez anotó un golazo de tiro libres cuando restaban dos minutos para el final.

Embed

Chacarita Juniors, en su regreso a la máxima categoría del fútbol argentino luego de siete años en el ascenso, consiguió un agónico y emotivo empate por 1-1 ante Tigre, en un partido correspondiente a la segunda fecha de la Superliga.

El defensor uruguayo Carlos Rodríguez, a los 21 minutos del segundo tiempo, de cabeza, puso en ventaja a Tigre, pero el mediocampista Emmanuel Martínez, a los 44m., con un formidable tiro libre, colocó el 1-1 final en San Martín.

La lluvia fue la protagonista de la jornada, ya que conspiró para que los jugadores no pudieran hacer pie ni desplegar un buen juego. La gran cantidad de charcos de agua en varios sectores del campo de juego se convirtieron en obstáculos y dieron varias sorpresas al propiciar errores de cálculo.

La situación más clara en la primera parte la tuvo Denis Stracqualursi, favorecido por un pase atrás de Gabriel Lazarte que no pudo ser controlado por Federico Rosso luego que la pelota acelerara su curso por el agua. Sin embargo, el arquero Pedro Fernández conjuró el peligro.

En el segundo tiempo, Tigre se mostró mejor adaptado a las complicadas condiciones del campo de juego y tuvo las opciones más claras de abrir el marcador en los pies de Stracqualursi, la primera tras un error en la salida de Fernández y la segunda tras un desborde de Ramón Mierez que tapó en gran forma el arquero "Funebrero".

Tanto empujó Tigre en la etapa complementaria, que a los 21 minutos tuvo su merecido premio con una conexión uruguaya. Tiro libre desde la derecha de Hamilton Pereira y Carlos Rodríguez le ganó en el salto a Germán Re para marcar, de cabeza dentro del área, el 1-0 parcial.

Golpeado en su orgullo y empujado por el aliento de su público, que aguantó bajo el diluvio, Chacarita se llevó por delante al Matador y fue en busca del empate con más ganas que ideas, pero chocó con sus propias limitaciones y la seguridad de Julio Chiarini.

Sin embargo, cuando el reloj apremiaba y el resultado parecía cosa juzgada, Martínez, que había ingresado en por Lazarte, se hizo cargo de un tiro libre a 25 metros del arco y sacó un zapatazo que pegó en el travesaño, rebotó en la nuca del arquero y terminó dentro del arco para la locura de los hinchas locales.

Comentarios