Mundo
Sábado 28 de Febrero de 2015

Un acto de amor entre padres e hija

Se tatuaron las manchas de nacimiento de su hija para que no se sienta mal

Tanya y Adam Philips no querían que su hija de un año y medio, llamada Honey-Rae, se sintiera triste culpa de las manchas rosas de nacimiento que tiene en su pierna derecha. Por ese motivo la pareja británica quiso convertirlo en algo familiar tatuándoselas.

"La mayoría de las personas podrá pensar que es muy extraño, pero para nosotros era algo natural para hacer que nuestra hija no se sienta diferente o sola en el mundo", dijo Tanya según informa The Mirror. "Fue increíblemente doloroso, pero valió la pena cada segundo", agregó.
Al parecer, a su hija le encantó.

Cuando lo vio "gentilmente lo tocó, sonrió y dijo 'iguales'", explicó la madre. "Si necesitaba algo que me comprobara mi decisión, era esa", comentó.
 

Comentarios