Mundo
Lunes 28 de Marzo de 2016

Tu edad determina qué deporte debes practicar

"La cara del runner" es la explicación de que normalmente, estos deportistas entrenan durante más de 75 minutos al día. Esa es la franja de tiempo en la que el deporte deja de ser saludable para producir un mayor desgaste celular, con lo que se acelera el envejecimiento articular y muscular.

Otro factor que también influye, y que afecta tanto a los deportistas de élite como al común de los corredores es la exposición a los rayos del sol. Sin protección hay más riesgo de que nuestra piel parezca más vieja. Sin embargo, la actividad física es clave en la lucha contra el paso del tiempo, no solo desde un punto de vista físico sino cognitivo. Juan Pedro Martínez, terapeuta de ejercicio saludable y profesor de yoga, nos da las claves del ejercicio "antiaging" adecuado a cada franja de edad. Él mismo es un ejemplo, tiene 49 años que no aparenta.
 
Hay algo que, de manera natural hace que la gente que toda la vida ha practicado técnicas psicofísicas como el yoga, el pilates, el tai-chi sea más longeva. "En la propia esencia del Yoga, en los textos antiguos por ejemplo, está reflejada la adecuación de un tipo de ejercicio a cada edad: hasta los 30, las asanas, las prácticas más activas; de los 30 a los 60, pramayana o respiración, y a partir de los 60, meditación", asegura.
 
Antes de los 30
 
Entrenadores, médicos y fisioterapeutas coinciden en que, antes de los 30, nuestro cuerpo está preparado para practicar un tipo de ejercicio físico más activo: running, fitness, musculación aeróbica, entre otros. "Pero sin pasarnos", recuerda este experto. "Yo no soy partidario de ejercicios tan agresivos como el spinning, el boot camp, por ejemplo, rutinas intensas en las que se lleva el cuerpo al límite. Hay que tratarlo con respecto y sin sobrepasar los límites, para que nos dure muchos años".
 
De los 30 a los 40
 
En el ecuador de esta década, se producen muchos cambios a nivel orgánico, sobre todo en las mujeres: el metabolismo se ralentiza, perdemos elasticidad en la piel y sufrimos cambios hormonales. "Tan arriesgado es en esta etapa dejar de practicar ejercicio como continuar haciendo el mismo que hacíamos con 25", señala el terapeuta, que propone una larga lista de opciones que no machacan nuestro cuerpo y nos mantienen en forma "yoga astanga, bikram yoga, pilates, caminatas ágiles, trecking, streching… son disciplinas adecuadas para esta etapa. En particular destacaría la importancia del estiramiento. Hay que hacer muchísimo estiramiento y muy a menudo, ya que elimina la tensión y mueve la energía. En el caso concreto de los hombres, es vital para evitar lesiones musculares, a las que somos más propensos. También la tonificación es muy importante, más que el ejercicio aeróbico, sobre todo en las mujeres para evitar el descolgamiento".
 
A partir de los 40
 
Los 40 son la década de la madurez, también a la hora de planificar nuestros hábitos saludables. "A partir de esta edad lo recomendable es ‘crecer’ dentro de la práctica que hayamos elegido, con serenidad y constancia". Sin embargo, la sociedad ha cambiado y, en esta etapa, hay una gran exigencia por mantenerse joven y perfecto. "No es sano que intentemos hacer el mismo ejercicio que hacíamos con 25 años. El deporte te vigoriza y te hace sentir bien, pero en la cara opuesta está la vigorexia, que no es más que el resultado de un culto al cuerpo enfermizo". En esta etapa, la moderación es la clave.
 
Entre los 40 y los 60
 
El yoga establece esta etapa como la de la meditación, la relajación profunda. Y esto es así porque es la época de la vida en la que somos más pacientes, más reflexivos, y tenemos mayor capacidad para conectar con las necesidades de nuestro cuerpo. "Ahora en Estados Unidos un gran porcentaje de gente de estas edades practica yoga, no solo por las ventajas físicas (elasticidad, resistencia, relajación) sino por el nivel de satisfacción con uno mismo que se obtiene", finaliza el especialista.
 
Fuente: abc

Comentarios