Policiales
Miércoles 20 de Enero de 2016

Trasladaron al penal de Ezeiza a los líderes de la banda narcocriminal "Los Monos"

Son Ariel Máximo "Guille" Cantero y Emanuel Chamorro, quienes estaban detenidos en la cárcel santafesina de Piñero. Sospechaban que pudieran fugarse.

Ariel Máximo "Guille" Cantero y Emanuel Chamorro, dos de los cabecillas de la banda narcocriminal "Los Monos", fueron trasladados esta madrugada al penal de Ezeiza ante la sospecha de una posible fuga de la cárcel santafesina de Piñero, donde permanecían alojados desde que fueron detenidos. La medida había sido solicitada por el Gobierno de Santa Fe. Los abogados defensores denunciaron que los reclusos fueron llevados a una cárcel federal sin autorización judicial y sin notificación previa.
"No hubo aviso previo, no fuimos notificados de ninguna autorización judicial. Me levanté con esta novedad sorpresiva", aseguró el abogado de Chamorro, Fausto Yrure, en declaraciones a Radio2-Rosario.
El traslado se realizó por tierra y bajo un total hermetismo. La información recién se difundió cuando los jefes narcos llegaron al penal bonaerense. La resolución se adoptó ante algunos indicios de fuga. El 31 de diciembre, tres vehículos merodearon las instalaciones de la cárcel de Piñero y dos drones sobrevolaron la zona.
Según explicó el titular del Servicio Penitenciario provincial, Pablo Cococcioni, los rumores sobre un posible intento escape de los integrantes de "Los Monos" comenzaron el último día del año pasado, mientras las fuerzas policiales estaban abocadas a la búsqueda de los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, quienes se habían fugado de la cárcel bonaerense de General Alvear el 27 de diciembre y que fueron recapturados 15 días después.
Pero eso no fue todo. La semana pasada un llamado al 911 alertó de un posible escape del penal santafesino. "Nos transmitieron un llamado desde el 911 el 31 de diciembre, indicando que una persona de manera anónima denunciaba que se estaría planeando una fuga masiva de la banda de 'Los Monosde la cárcel", explicó Cococcioni, quien agregó que a raíz de ese llamado se adoptaron "medidas preventivas", como el refuerzo de la seguridad interna del penal, de su perímetro y "se adoptó armamento de guerra en puestos de vigilancia".
Luego de ese episodio, hace unos días, advirtieron en inmediaciones del penal el sobrevuelo de drones que "no eran de juguetes sino profesionales", dijo Cococcioni, quien señaló que podría tratarse de un intento por visualizar las condiciones del penal para una posible fuga. Por último, el sábado pasado dos personas abrieron fuego frente a los vigilantes que custodiaban el ingreso al lugar.
 Ante estos episodios, las autoridades santafesinas pidieron que el Servicio Penitenciario Federal se haga cargo de las custodias, lo que se concretó esta madrugada tras el visto bueno de la Justicia. La noticia sorprendió a los abogados defensores, quienes denunciaron que no fueron notificados.
En medio de la polémica por el traslado, ayer el Servicio Penitenciario santafesino sumó otro problema con la familia Cantero. Una media hermana de "Guille" falleció en la cárcel de mujeres tras protagonizar una pelea con otras reclusas. La fatal gresca se habría desencadenado luego de que Elizabeth Cantero (34 años) atacase a la beba de otra de las detenidas. La hermana de esta mujer denunció esta mañana que cuatro hombres en dos motos atacaron a balazos el frente de su casa.
Fuente: Clarin

Comentarios