Policiales
Miércoles 20 de Abril de 2016

Tras pasar la noche detenido en Posadas, Chueco sería trasladado esta tarde a Buenos Aires

Así lo informó el juez que entiende en la causa por la “desaparición de persona”, Osvaldo Lounge. El abogado de Lázaro Baéz fue detenido ayer en la Ciudad paraguaya de encarnación.

El juez que entiende en la causa por la "desaparición de persona", Osvaldo Lounge, informó que "Chueco (Jorge) podría estar viajando este miércoles a Capital Federal", en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, "o por la vía que decida el magistrado federal".
Además, Lounge confirmó a Télam que está "trabajando en constatar la identificación de Chueco", el abogado que estaba desparecido hace varios días y que fue detenido este martes en la ciudad paraguaya de Encarnación.
Luego de verificar fehacientemente la identidad del abogado de Lázaro Báez "hoy (por ayer) mismo voy a cerrar la causa por desaparición de persona", dijo el magistrado.
A partir del cierre de la causa, "todo quedará en manos del juez (Sebastián) Casanello" comentó.
Con relación al traslado, aclaró que "la custodia en tránsito" del detenido "también será dispuesta por Casanello", expresó Lounge.
Chueco, que fue capturado esta tarde en la ciudad paraguaya de Encarnación, se encuentra alojado en el Escuadrón 50 de Gendarmería Nacional de Posadas, donde permanecerá detenido hasta su trasladado a Buenos Aires.
Chueco entró nuevamente al país esta noche, a través del puente internacional San Roque González de Santa Cruz, que une la ciudad paraguaya de Encarnación con Posadas.
El abogado imputado en el caso de lavado de dinero (la ruta del dinero K) fue trasladado por efectivos de la Policía de la provincia de Misiones y de Gendarmería Nacional.
El trámite para traerlo a la Argentina fue rápido debido a que fue expulsado del vecino país por haber ingresado al mismo en forma ilegal, aunque Chueco quería ser sometido a un juicio de extradición, según confirmó su abogado patrocinante, Osvaldo Peña Álvarez, conocido por tramitar causas de famosos como Moria Casán.

Comentarios