País
Sábado 05 de Febrero de 2011

Torturas en la cárcel: declaró la víctima y contó detalles de lo vivido

William Vargas declaró ante el Tribunal Oral Federal que en setiembre lo condenó a tres años de prisión por tenencia de drogas. Escalofriante relato: "Me dieron durante una hora", dijo. 

William Vargas declaró ante el Tribunal Oral Federal de Mendoza que en setiembre lo condenó a tres años de prisión por tenencia de drogas. El joven de 19 años, quien es la víctima torturada por al menos cinco guardiacárceles en el video que se reveló públicamente en las últimas horas, aseveró que sufrió tres palizas durante una hora y que lo hicieron pasar por la enfermería, donde le sacaron un certificado de que estaba en buen estado.

Vargas afirmó ayer en su declaración que “el motivo fue porque en la mañana (entre el 5 y 6 de junio) el guardia me rompe los lentes de mi mamá. Comencé a llamar a los gritos al jefe de requisa, al suboficial Mendoza, y le dije que cómo podía ser que me habían roto los lentes de mi mamá, lo puteo y él me putea a mí y se va. A la noche cayeron el resto de los guardias y me dieron durante 1 hora”.

Detalló: “Primero fue en la celda. El encargado de celda nos dijo que nos pusiéramos contra la pared a mi y a los otros dos que estaban conmigo. Nos agarró de la nuca y nos golpeaba la cabeza contra la pared a los tres por igual. Yo no aguanté más la golpiza y me di vuelta para que no me pegaran más. Me agarraron de los testículos y me llevaron a mí solo a la garita de los jefes. Me pusieron cabeza abajo y me pegaron patadas y golpes con los borceguíes”.

Vargas revela un dato hasta aquí totalmente desconocido: “Después de eso me llevaron a Sanidad para ver si tenía marcas. En ese momento no se veían las lesiones pero el enfermero que me revisó no tenía ganas ni de verme. Apenas me levantó la remera. Era petiso, morocho, con barba candado. Ni me revisó y no había médico. Ellos querían sacar el certificado de que yo no tenía nada”.

Vargas creyó que con el paso por la enfermería había concluido la tortura, pero estaba equivocado.

“Volvimos de nuevo a la garita, la del pabellón 10D, el de aislamiento. Ahí el encargado se sacó el cinto y me dijo que me iba a matar. Me ataron y empezaron a pegarme (describiendo puntualmente lo que se ve en el video). No sabía que me filmaban pero supe después que al oficial del teléfono le sacaron el celular en otro pabellón, no sé quién fue”.

La tercera golpiza es la que se vio en el video publicado; pero el calvario no terminaría allí.

El abogado del joven, el penalista Ricardo Sánchez, confirmó a UNO que “después de las torturas le dieron tres días en aislamiento y le abrieron un sumario por inconducta. Volvió luego a su celda por 15 días y finalizado el sumario lo sancionaron con 15 días de aislamiento”.

Vargas les dijo a los jueces que “la celda de aislamiento es una pieza vacía y oscura. No tiene nada ni hay nada, ni un colchón para tirarse ni nada para sentarse. Son las paredes y el piso”.

Comentarios