Ovación
Sábado 11 de Julio de 2015

Todo el color de la apertura de los Juegos Panamericanos

La ceremonia se llevó a cabo en el Rogers Centre y sirvió para darle la bienvenida a los 6.000 atletas participantes. La delegación argentina fue la primera en desfilar.

Ese majestuoso estadio de beisbol no vibró con un home run o con un sprint memorable de un corredor. El Rogers Centre, a metros nomás de la Torre CN, alojó otras emociones: las de los Juegos Panamericanos. 
 
Vaya si habrá sido especial lo que se vivió ayer que el techo se cerró como para que retumbaran aún más los gritos de esas 45 mil almas que se acercaron, con un quisquilloso orden, para darles la bienvenida a los más de 6 mil atletas. Arrancó puntual la ceremonia, con una cuenta regresiva. Y un baile a cargo del Cirque du Soleil en el que se representó a la cultura indígena. 
 
Después, en un video, un águila, orgullosa, sobrevoló el estadio para encontrarse (según la metáfora) con el mensajero representado por un artista. Hubo tambores al ritmo electrónico del DJ Shub y una danza con aros hasta que llegó el carnaval y la entrada de la antorcha panamericana que pasó por Donovan Bailey (oro en Atlanta 1996 en 100 metros), siguió con la posta canadiense campeona de esos Juegos y terminó en las manos de Steve Nash, un sudafricano que llegó a Canadá a los 2 años y que hizo historia en la NBA. Tras varios tramos protocolares fue el turno del desfile de las 41 naciones. 
 
La primera en pasar fue Argentina, con Walter Pérez al frente. "Durante el día me fui a entrenar. Esperaba bajar tensiones, pero no pude. Es un orgullo haber portado la bandera; esperemos que estos sean nuestros juegos y ganar". Que así sea.
 
Fuente: clarin

Comentarios