Espectáculos
Lunes 21 de Diciembre de 2015

Tinder le permite quedarse

La joven modelo brasileña se quedó a vivir en Argentina gracias a la aplicación.

Si bien nació en Amazonas, recorrió las pasarelas de Europa y modeló por casi toda Sudamérica, Wanessa Emiliana (21) decidió quedarse a vivir en Argentina porque aquí encontró trabajo y amor. A pocos meses de debutar como secretaria de Nicolás Vázquez en Como anillo al dedo, la bella rubia narra su historia de vida, repasa anécdotas y revela su debilidad por los hombres de nuestro país. “Viví en Europa desde los 17 años. Allá trabaje muy bien pero volví a mi país porque tuve bulimia y necesitaba hacer un tratamiento. Ahí me quede dos años junto a mis padres, estudié, mejoré, arranqué la universidad pero no terminé porque en mi pueblo me aburría. Allá vivía en Amazonas, donde hay 80 mil habitantes, y era la única modelo. Me sentía aburrida, era la más blanca y más alta de mi pueblo, donde hay muchas mulatas con colas hermosas. Como yo estaba en forma hablé con mi agencia, me organicé y retomé mi carrera de modelo, pero en Buenos Aires”, arranca la garota.
–¿Cuándo llegaste a Argentina?
–El año pasado vine desde París, por una agencia, y la idea era estar sólo por un mes para conocer Buenos Aires. Pero me enamoré demasiado de este país y me fui quedando. Hice muchas campañas, publicidades y trabajos de alta costura. Me aburría un poco dedicarme sólo a la moda y me puse a buscar una agencia que me consiguiera trabajos en publicidades y medios de comunicación. Este año la agencia me mandó a un casting que hacía la productora Mandarina, lo hice y quedé como secretaria de Nicolás Vázquez en Como anillo al dedo.
–Y, además, encontraste el amor.
–Al principio no podía caminar por la ciudad porque tenía hombres demasiado lindos por todos lados. Me perdía viéndolos. No hablaba castellano y necesitaba aprender para entrar en contacto con ellos. Fue entonces cuando me puse a usar la aplicación Tinder. Por ahí conocí a mi actual novio. Pensé que era un perfil de mentira y coordinamos para encontrarnos en un shopping. El se equivocó de lugar y me dejó esperando. Arreglamos para un segundo encuentro y ahí sí se nos dio. ¡Y él me encantó! Desde el día que nos conocimos hasta hoy estamos juntos. Se nos complicaba comunicarnos porque él no hablaba portugués y yo no hablaba castellano. Al principio fue una comunicación por mímica, y en esa primera cita me llevó a una degustación de tragos. Hace un año y cuatro meses que estoy de novia, me enamoré demasiado de él y de Argentina, así que me quedé.
–¿Qué te parecen los argentinos?
–Para mí son los hombres más lindos que vi, todos tienen facha, dan machos, clavan buenas miradas, buen pelo. Los brasileños no son tan lindos porque son más metrosexuales y vanidosos.
–¿Te costó acostumbrarte a nuestras formas de vida?
– Al principio, con mi novio teníamos muchas contras porque la cultura de él era un poco distinta de la que estaba acostumbrada en Brasil, en cuanto a una relación. El salía a cumpleaños, a tomar cerveza y yo no era invitada para nada porque era sólo entre amigos. Eso era nuevo para mí, porque en un noviazgo en Brasil se sale juntos, y después las mujeres de los hombres interactúan entre ellas pero se sale en pareja. Ahora me acostumbré.
Fuente: Paparazzi

Comentarios