Policiales
Martes 15 de Marzo de 2016

Temen que los rugbiers argentinos no sean liberados en Brasil

Los abogados presentarán una eximición de prisión a la Justicia de Río de Janeiro. Cuatro jugadores de un club de Buenos Aires siguen en la cárcel por protagonizar una pelea.  

Los cuatro rugbiers argentinos detenidos en Brasil tras una pelea en un bar en la ciudad de Río de Janeiro presentarán una eximición de prisión pero parte de sus allegados duda de que la Justicia brasileña haga lugar al planteo. Si los jueces la facilitan, la excarcelación de los deportistas no se producirá "antes del miércoles o jueves", declaró el cónsul general argentino en Río de Janeiro, Marcelo Ignacio Bertoldi, que se colocó en la misión de asistirlos.

Los jugadores del club Los Cedros, de Malvinas Argentinas, en el conurbano bonaerense están "en buen estado de salud" y permanecen alojados en un sector de extranjeros de la cárcel de Bangú, separados del resto de la población carcelaria, confirmó el cónsul Bertoldi.

Los jóvenes, de entre 28 y 31 años, fueron detenidos por protagonizar un incidente el viernes a la madrugada en el bar Palaphita Kitch, ubicado dentro en Jockey Club del barrio de Gavea de Río de Janeiro. Allí se agredieron con un grupo de brasileños y fracturaron la cara de un comisario que se encontraba vestido de civil, quien denunció a los jugadores por "lesiones corporales graves" y "desacato".

"Los rugbiers están bien de salud, en un sector separado del resto de la población carcelaria, donde se encuentran los extranjeros", dijo el cónsul Bertoldi, quien agregó que "están preocupados por la situación que les toca vivir".

Bertoldi explicó que ayer fue a visitar a los cuatro rugbiers detenidos junto al entrenador del equipo del club Los Cedros, de Malvinas Argentinas, para el cual jugaban y estaban disputando una serie de encuentros amistosos en Brasil.

Se trata de Adrián Augusto Donato (31), Patricio Velázquez, Hernán Gabriel González, y Tomás Fernández, de entre 28 y 31.

Los jugadores de Los Cedros que fueron al bar en total eran siete, y en un primer momento todos fueron llevados detenidos a la comisaría 14 del barrio de Leblón. Pero luego se comprobó que tres no habían participado de la pelea y fueron liberados, aunque no pueden salir de Brasil porque les retuvieron sus pasaportes. "Estuvimos tres horas con ellos, los vimos bien. Están todos juntos, pero separados del resto de los presos, que era una de las preocupaciones de todos", aclaró el cónsul a la agencia oficial de noticias argentina Télam.

Bertoldi explicó que los abogados que los representan en el marco de la causa penal son varios, porque cada uno presentó un letrado, pero en las próximas horas se reunirán para acordar una estrategia en común y realizar una presentación de eximición de prisión para ellos y otros pedido para que los otros tres rugbiers excarcelados puedan regresar a Argentina.

"Se encuentran acusados del delito de lesiones graves", explicó el cónsul general en Río de Janeiro, y agregó que, a su criterio, en caso de que la Justicia brasileña haga lugar al planteo de eximición de prisión, la excarcelación de los rugbiers "no será antes del miércoles o jueves".

El hecho por el cual los argentinos están detenidos ocurrió el viernes último en el bar Palaphita Kitch de Río cuando parte del plantel superior del equipo de rugby de Los Cedros salió a pasear en el marco de la gira preparatoria que realiza en Brasil.

De acuerdo al relato que realizaron los rugbiers, algunos brasileños los increparon en el bar por ser argentinos y ellos reaccionaron.

"Lo que ellos dicen es que se produjo una pelea porque hubo provocación y uno de los agredidos fue un delegado de la policía de Río de Janeiro que estaba de civil y que no se identificó como tal", explicó el cónsul argentino en base al relato que le hicieron los detenidos.

En tanto, siguen generando comentarios las imágenes que mostraron las lesiones que sufrió el policía golpeado.

En las mismas se puede ver el hueso de la mandíbula del comisario Gustavo Rodrigues fracturada completamente desde la boca hasta el mentón.

Las imágenes fueron en principio publicadas por un diario brasileño, Extra, y rápidamente levantadas por otros.

Defensora. La abogada Emilia Ascar, pareja de Adrián Augusto Donato, uno de los imputados, contó que no pudo comunicarse con su novio pero que sí lo hizo con los otros tres excarcelados, que le contaron qué sucedió.

"Aparentemente, tres brasileños empezaron a hablarles y a gritarles cosas porque eran argentinos y los empujaron. Ellos reaccionaron y se defendieron", indicó Ascar.

Según le contaron los implicados liberados a Ascar, "no tuvieron nada que ver" con una eventual provocación y sólo "respondieron a una agresión". Para la abogada no hubo desacato de parte de los rugbiers porque los policías "estaban vestidos de civil y jamás se identificaron" como tales.

Ascar contó que, tras ser detenidos, los siete jugadores "estuvieron desde las 4.30 hasta las 11 incomunicados, hasta que le dieron pase [aviso] al consulado y ahí les pusieron abogados". La letrada se quejó de que los deportistas no fueron trasladados a un penal para "extranjeros" y que durante las horas que estuvieron "en el calabozo no los trataron bien". La letrada agregó que "tampoco les dieron agua en todo el día y a los cuatro que quedaron detenidos los enviaron a una cárcel de máxima peligrosidad".

Comentarios