A un click
Viernes 21 de Octubre de 2016

Te damos los consejos para manejar la sudoración excesiva

Son variadas las causas que involucran a este cuadro, que alcanza al 3% de la población mundial.

La presencia de sudoración excesiva o hiperdrosis es un verdadero dolor de cabeza para las personas que lo sufren, además de constituir un obstáculo para el normal desempeño en la esfera social, laboral y afectiva.

Son variadas las causas que involucran a este cuadro, que alcanza al 3% de la población mundial. De inicio en la infancia o adolescencia, se prolonga en la adultez aunque tiende a disminuir hacia los 50 años.

Cabeza, espalda, pecho, manos, pies y zona genital son las zonas corporales más afectadas, donde predominan las glándulas productoras de sudor o glándulas sudoríparas.

Jenny Eileen Murase, profesora clínica asistente de dermatología de la Universidad de San Francisco, explica que muchas personas que transpiran en exceso no se dan cuenta de que tienen una condición médica tratable.

"Si usted piensa que podría estar sudando demasiado, la consulta con un especialista es acertada. Los dermatólogos son los médicos formados en el diagnóstico de la hiperhidrosis y pueden decidir cómo tratarla". Agregó.

La experta también recomienda consejos publicados por la Academia Americana de Dermatología:

Uso de antitranspirante en lugar de desodorante: las ventajas de los primeros es que ayudan a reducir la transpiración bloqueando a las glándulas sudoríparas cuando empiezan a producir transpiración.

Aplicar antitranspirante según las recomendaciones del envase: la mayoría se puede emplear en al área del cuerpo que sienta la necesidad de hacerlo incluidas manos, espalda y detrás de las rodillas.

Mantenimiento diario de los factores desencadenantes: sugiere a las personas que padecen este trastorno que individualicen los hechos que lo provocan. Si bien este problema es multifactorial, el calor, el estrés, la ansiedad y ciertos alimentos como el café y la salsa picante se encuentran entre los principales desencadentantes.

Para los pies sudorosos, se sugiere cambiar con frecuencia el calzado: los pies con excesivo sudor son más propensos a desarrollar una infección olorosa conocida como "pie de atleta". Entonces recomienda calzado hecho de materiales naturales como el cuero de desgaste que permite que el aire circule. Además aconseja el cambio de calzado todos los días y el uso de medias para que absorban la sudoración producida.

Comentarios