Mundo
Viernes 24 de Junio de 2016

Te damos las razones por las que debes lavar la ropa nueva antes de usarla

Seguro que alguna vez has salido de una tienda con un pantalón nuevo deseando llegar a casa para ponértelo y estrenarlo en la cena de esa misma noche. Ni siquiera habías pensado en lavarlo, pero debes hacerlo, es por tu salud.

Las razones son básicamente dos: hay que eliminar la suciedad, las bacterias y los gérmenes acumulados en la prenda antes de llegar a tus manos –muchos más de los que piensas–, y es necesario borrar el rastro de cualquier producto químico empleado en su fabricación y que en contacto con tu piel pueda generar una alergia.
 
Desde que empieza la producción de una prenda hasta que llega a tu armario ha pasado por numerosas manos: las que la confeccionan, la empaquetan –las cajas generan humedad, que propicia la proliferación de gérmenes, parásitos y bacterias– y la transportan, los dependientes que la colocan en la tienda y las personas que se las han probado antes que tú.
 
En ese tiempo, las prendas pueden haber sido expuestas a gérmenes de cualquier tipo, los cuales pueden vivir en la ropa desde unas semanas hasta varios meses.
 
Por ejemplo, los procedentes de las secreciones respiratorias como la tos o los estornudos. Pero hay más. Según una investigación con varias piezas textiles que realizó el Doctor Philip M. Tierno, director de microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, se hallaron en ellas productos químicos y restos menstruales. Tierno explica que si una persona con gastroenteritis se prueba una prenda las bacterias que provocan esta enfermedad se asientan en la ropa y pueden llegar a contagiar a otras personas.
 
Según recoge ABC News, el doctor Tierno realizó un experimento en el programa Good Morning America donde analizó varios pantalones, blusas y ropa interior de tres tiendas. Los resultados fueron sorprendentes. Hallaron secreciones respiratorias, flora de la piel, y algunos restos de flora fecal, sustancias que, según Tierno, se suelen acumular principalmente en las zonas próximas a las axilas y cercanas a las nalgas en el caso de los pantalones.
 
Con el fin de protegerse de las bacterias dañinas, el dr.Tierno recomienda lavar siempre las piezas textiles nuevas, en la medida de lo posible probárselas con ropa debajo y lavarse las manos después de ir de compras, ya que sin darnos cuenta habremos tocado muchas prendas que pueden contener partículas perjudiciales.
 
Irritaciones y alergias
 
La experta en fabricación de ropa, Lana Hogue, señala que también es importante lavar cualquier pieza para eliminar los restos de los productos químicos empleados en el proceso de fabricación textil. Hogue explicó a Elle que los tintes utilizados para colorear la ropa son particularmente hostiles a la piel, por eso es completamente obligatorio lavar cualquier tejido que vaya a entrar en contacto con la epidermis.
 
En la fabricación de ropa nueva se emplean habitualmente productos químicos que incluyen colorantes, y para encajar las prendas en las máquinas de tejer estas se pulverizan con otros productos. Estas sustancias, señala Hogue, son muy agresivas e irritantes y pueden ser la causa de eccemas o irritaciones severas, sobre todo en personas con la piel más sensible o que padezcan alguna alergia.
 
Las fibras naturales, también a la lavadora
 
Uno de los productos que más reacciones alérgicas suele provocar es el colorante anilina, utilizado en muchas telas sintéticas, o la resina de formaldehído, que se aplica sobre la ropa para evitar que se arrugue y reducir la probabilidad de desarrollar moho. Su aplicación está tan extendida que incluso la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda lavar las prendas antes de ponérselas por primera vez para eliminar cualquier resto de este producto. Sobre todo en el caso de la ropa de bebés y niños, ya que estos tienen la piel más sensible y suelen tocarla más e incluso chuparla.
 
Hogue, que ha trabajado en la industria de la moda durante más de treinta años y conoce perfectamente su funcionamiento, advierte que ponerse una prenda nueva sin antes haber pasado por la lavadora puede ser una pesadilla para las personas con piel sensible, por culpa de las dermatitis.
 
Y si estás pensando que a partir de ahora comprarás prendas de fibras naturales, Hogue señala que también deberás lavarlas antes, “ya que incluso la ropa de algodón cien por cien es tratada con productos químicos antes de ponerse a la venta”.
 
Fuente: latribuna

Comentarios