Mundo
Sábado 18 de Abril de 2015

¿Te aburrís en el trabajo? Afrontalo

La falta de motivación suele ser su principal causa. Ya sea en lo relacionado con el incentivo económico, como con la ausencia de desafíos o responsabilidades. Cómo enfrentar el problema. Recomendaciones de expertos.

El aburrimiento en el ámbito laboral puede tener tantas causas como individuos. Sin embargo, la más frecuente tiene que ver con la falta de motivación. Ya sea en lo referente al incentivo económico que se recibe a cambio del trabajo realizado, como las tareas en sí.
 
“No tener desafíos, la rutina o un mal clima laboral son factores que atentan contra el ‘bien-estar’ en el trabajo”, explica Silvina Santoro, directora del Centro de Psicología Clínica, Laboral y Forense. Por ejemplo, si una persona siente que no puede aprender mucho más en el puesto que desempeña, es posible que se sienta hastiada. “La ausencia de desafíos es una indicación de que se necesitan responsabilidades adicionales o un cambio de función”, coinciden los especialistas de Trabajando.com.
 
La motivación puede estar determinada por diferentes necesidades, tanto biológicas como intelectuales o creativas. “Están aquellas que aseguran la supervivencia (pueden ser tanto físicas como psicológicas, fisiológicas, de seguridad, de amor, de pertenencia y estima) y aquellas que promueven la autorrealización de la persona, es decir, las que tienen que ver con alcanzar el propio potencial, con volverse todo aquello que se es capaz de ser”, explica la licenciada en psicología y psicopedagogía Deby Goldberg, directora de Espacioaieka.
 
Estas últimas son las que necesitamos vivir y sentir para que logremos una real motivación en el ámbito laboral y, así, evitemos aburrirnos. Si nos hacemos cargo de los desafíos y nos interesamos en lograr nuevos objetivos, probablemente, evadamos el fastidio. “La necesidad de alcanzar lo máximo a lo que podamos aspirar en la carrera laboral nos permite movernos para aprender y crecer. La necesidad de pertenecer a un buen grupo de trabajo evita el aburrimiento. La necesidad por saber y conocer influye sobre la tarea a realizar”, comparte Goldberg.
 
Las razones del aburrimiento pueden estar en las tareas monótonas que se realizan en el trabajo. En una encuesta realizada por Trabajando.com en el marco del Día Mundial del Sueño (celebrado en marzo), el 11% de las tres mil personas encuestadas reconoció haberse quedado dormido en el trabajo. El estrés, la carga laboral y las exigencias del día a día son algunas de las responsables de la falta de sueño. Pablo Molouny, gerente general de Trabajando.com Argentina, comenta que “el compromiso con el trabajo no es sólo cumplir un horario, sino que va más allá. Tiene que ver con cumplir las responsabilidades de la mejor forma posible y, si uno no se siente bien, el camino es aún más difícil”.
 
Además, puede ocurrir que otras necesidades que se impongan sobre aquellas relacionadas con el trabajo. “Si recién conociste al amor de tu vida, estás esperando un bebé o estás planificando el viaje de tus sueños es posible que la motivación respecto del trabajo sea poca o nula”, explica la licenciada Goldberg.
 
¿Qué hacer?
 
Si el aburrimiento es una sensación que estás experimentando, es lógico pensar que también vos podés hacer algo para combatir el problema. En principio, tratá de identificar qué es lo que hace que te sientas hastiada durante las horas de trabajo. Cuáles son las causas que generan que lo único que hagas sea mirar el reloj. Si descubrís qué es lo que te hace sentir así, es probable que puedas actuar para cambiar algo. Goldberg y Santoro comparten algunas pautas para modificar (y mejorar) tu situación en el trabajo:
 
* Hablá con tus jefes.
 
* Proponé cambios de lugar o formatos.
 
* Solicitá capacitaciones.
 
* Solicitá promociones.
 
* Solicitá aumentos.
 
* Proponete la traza de metas jerárquicamente superiores cada vez.
 
* Proponé nuevos desafíos, prepará proyectos novedosos.
 
* Intentá contribuir a la formación de un buen equipo de trabajo en el que el clima sea el óptimo.
 
* Si existe algún conflicto con un jefe o compañero, plantealo.
 
* Tené en claro que competir es bueno si lo hacés con lealtad y si, a su vez, lo tomás como un reto para alcanzar la autorrealización.
 
* Cortá la tarea para descansar aunque sea un ratito.
 
También podés poner en práctica algunas tácticas de automotivación. Y, si intentaste estas estrategias y nada funciona, quizás tendrías que evaluar renunciar y cambiar de empleo.
 
Recomendaciones para las empresas
 
Los empleadores deberán estar atentos a los indicadores de tedio entre sus empleados. Poco rendimiento, ausencias reiteradas, enfermedades, errores o situaciones atípicas pueden ser “síntomas” que indiquen que algo está sucediendo, explica Silvina Santoro. “Si la empresa detecta que esta situación se da con un empleado en particular, puede convocarlo, conversar acerca de la situación y tomar medidas conjuntas que ayuden a que la situación mejore”. Algunas sugerencias:
 
* Proponer promociones.
 
* Capacitaciones.
 
* Rotación de tareas.
 
* Nuevos desafíos.
 
* Nuevas formas de trabajo, por ejemplo cambios en los horarios, días de homeoffice (trabajo desde casa) etc.
 
* Detectar si hay conflictos entre los empleados y analizar la situación realizando las intervenciones pertinentes, según el caso.
 
* Mejoras económicas.

Comentarios