Policiales
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Sus propios padres la obligaban a tener sexo con diez obreros por día

Una pareja está siendo juzgada en Mendoza, acusada de prostituir a su hija de 16 años, quien habría sido obligada a tener relaciones sexuales a cambio de dinero.

Pedro tiene 51 años y es un obrero rural de Santa Rosa, en Mendoza. Está acusado de haber prostituido a la hija de su mujer, a la que ambos habrían entregado a distintos obreros a cambio de dinero.

El caso fue denunciado por la propia víctima por el miedo que sentía a que sus hermanas pasaran por lo mismo que vivió ella, cuando en la vendimia de 2000 tuvo que prostituirse con cosechadores, que le pagaban a su padrastro para estar con ella.

"Es difícil saber la cantidad de gente que pagó por estar con esa niña, pero por lo que se está escuchando en el debate, han sido no menos de diez obreros por jornada", señalaron desde los tribunales.

La pareja está acusada por el delito de facilitación y promoción a la prostitución. De ser hallados culpables, podría recibir una condena que supera los diez años de cárcel.

"Es triste escuchar lo que está saliendo a la luz pero, por lo que ella misma cuenta, aceptó acostarse con obreros de la cosecha para así tener dinero y poder comprar leche y pañales a su bebé, una plata que ni su padrastro ni su madre le daban", explicó una fuente.

En 2000, la joven hacía poco tiempo que era mamá, pero se había peleado con su novio. Fue entonces que su padrastro le habría propuesto conseguirle hombres para acostarse y repartirse la plata.

"Aceptó y así fue que se pasó toda esa vendimia yendo de un lugar a otro, a veces en galpones o en casas donde vivían los obreros. Pedro cobraba 20 pesos a cada hombre y le daba la mitad del dinero a la joven", explicó la fuente.

Fuente: Minuto Uno

Comentarios