Ovación
Jueves 17 de Diciembre de 2015

Sufren por Leo: "Es difícil que juegue Messi"

Antonio Alcaraz, jefe de la unidad de urología del Hospital Clínic, explicó las consecuencias del cólico nefrítico que sufre el crack argentino. El viernes será un día clave para La Pulga. 

Lionel Messi y todo Barcelona cuentan las horas para la final del Mundial de Clubes. Es que, según explicó el doctor Antonio Alcaraz, jefe de la unidad de urología del Hospital Clínic, a Mundo Deportivo, si no expulsa la piedra que obstruye la vía urinaria del riñón 48 horas antes del partido ante River "es difícil que pueda jugar debido a la falta de actividad".
Messi padece un cólico nefrítico. El médico explicó que "es un dolor que se produce por la obstrucción de la vía urinaria del riñón y el dolor es comparable al de un parto. Su diagnóstico se realiza con un TAC en el que se determina el tamaño de la piedra. Si es inferior a 5 milímetros la expulsión es natural, sino hay que intervenir en el uréter y extraerla”.
Mientras Messi no expulse la piedra, no puede entrenar ni realizar deporte dado que "dependiendo del tipo de piedra esta se puede mover y puede provocar dolor”.
El doctor Alcaraz advirtió que "el plazo habitual para que un paciente esté en perfectas condiciones, incluso para el deporte de élite, es de 24 horas a partir de la expulsión, pero si Messi no saca la piedra 48 horas antes de la final es difícil que pueda jugar debido a la falta de actividad. Aunque eso ya es más decisión del técnico y de los preparadores físicos”.
¿Hay otra solución? No. Para estos casos “no hay un equivalente a la infiltración. Hay algunos medicamentos que pueden facilitar la expulsión pero con un porcentaje muy bajo de incidencia. Lo único que facilita la eliminación es beber y movilizarse”, indicó el profesional al medio español.

Comentarios