Miércoles 10 de Agosto de 2016

Sigue el escándalo con el Pelado Cordera, ahora decidieron cancelar su contratación en Mendoza

Las declaraciones del ex líder de la Bersuit justificando los abusos sexuales provocó que el Concejo Deliberante de Capital diera marcha atrás con un acuerdo al que solamente le faltaba la firma.

La presidenta del Concejo Deliberante de Capital de Mendoza, Beatríz Martínez, confirmó que no se avanzará con el convenio para que Gustavo Cordera realice un recital, una clínica y 22 cuotas de diez mil pesos como arreglo por un juicio. La decisión fue tomada tras las declaraciones del músico, donde justificaba las violaciones contra las mujeres.
La funcionaria aseguró que se había autorizado el convenio, pero que luego de las declaraciones del músico, en donde justificó los abusos sexuales, el Concejo Deliberante decidió revocar la autorización aprovechando que el convenio aún no estaba firmado.
Martínez afirmó que la decisión tiene que ver con las declaraciones y la lucha por "Ni una menos". La funcionaria explicó le resultaron dolorosas las afirmaciones de Cordera y las repudió "como funcionaria y como mujer".
Gustavo Cordera, ex líder de la Bersuit, iba a brindar dos shows gratuitos en la ciudad de Mendoza luego de que fuera aceptada su propuesta en una conciliación con Capital, que le inició una demanda civil por una deuda a raíz del accidente ocurrido en abril de 2003, lo que generó una condena millonaria contra el Municipio, la banda y el club Pacífico.
El acuerdo indicaba que además de los recitales gratuitos, uno confirmado para el Día del Estudiante, el Pelado Cordera brindaría dos clínicas musicales también gratuitas para jóvenes de escasos recursos del departamento, y el pago de 22 cuotas mensuales de $10.000 a la Comuna, cuyo monto de la demanda civil es de $456.000.
La Corte Suprema de Mendoza había ratificado un fallo de la Cuarta Cámara en lo Civil que en su momento condenó a la banda, al club Pacífico y a la Municipalidad de la Capital a indemnizar en $1,8 millones, lo que se acrecentó por el pago de intereses, a la familia del joven accidentado por daños y perjuicios.
El fallo se debió a una lesión que sufrió un asistente a un recital de Bersuit.
Pablo Cordero tenía 20 años cuando en abril de 2003 viajó de San Rafael a Mendoza Capital para asistir al recital de Bersuit Vergarabat.
El estadio cerrado de Pacífico, considerado entonces el "templo del rock" local, había sobrepasado su capacidad de público: era para cinco mil personas y entraron siete mil. Pablo quedó atrapado en medio de una avalancha y sufrió aplastamiento, por lo que quedó en coma y con un daño cerebral que le produjo una cuadriplejía por lesión en la médula espinal. 
La Justicia determinó hace tres años que para la realización del show "no se proveyeron ambulancias ni servicio de emergencia médica", por lo que Cordero "tuvo que ser llevado al hospital en un móvil policial y no se le pudo practicar medicina de emergencia en el lugar por inexistencia del servicio".

Comentarios