Economía
Viernes 10 de Julio de 2015

Según el Banco Mundial, el 50 por ciento de los argentinos no está dentro del sistema bancario

El dato aumenta su importancia si se tiene en cuenta que la media global está en el 61,5%. Del total, sólo el 25 por ciento utiliza su tarjeta de débito y el 4% realiza transacciones con su móvil.

En el mundo desarrollado, los servicios financieros se consideran básicos. Y no tener acceso a ellos, una forma de exclusión. Frente a eso, muchos países ya lograron “bancarizar” a casi toda su población. Otros están en vías de conseguirlo. Pero no es el caso de Argentina, donde la mitad de la gente aún no tiene cuenta bancaria y la mayoría no usa tarjetas: sólo compran en efectivo, sin cuotas ni descuentos.
Así lo muestra un estudio del Banco Mundial que acaba de medir el nivel de “inclusión financiera” de 143 países. Según la investigación, el 49,8% de los argentinos no tienen cuenta. Y entre el 40% que menos gana, es el 55,6%.
Con sólo 50,2% de sus jóvenes y adultos “incluidos”, Argentina aparece lejos del promedio mundial, que es 61,5%. El país, así, exhibe un grado de bancarización similar al de Kosovo (48%), Botswana (49), Argelia (50%) y La India (52%).
En el ranking, Kenia (55%), Venezuela (57%) y Namibia (58%) muestran un mayor avance. Y aún mejor quedan Chile (63%), Brasil (68%) y Sudáfrica (69%), donde dos tercios de los adultos son clientes bancarios. En Estados Unidos, en tanto, el 94% tiene cuenta. En Francia y España, el 97%. Mientras que Alemania, Canadá y Australia –países con los que el Gobierno buscó hace poco compararse– ya están bancarizados en un 99%.
Pero la investigación, hecha por la consultora Gallup, también revela que millones de argentinos, aún teniendo cuenta, le dan un uso marginal. El 12% de los “bancarizados”, por ejemplo, no hizo un sólo depósito o extracción en el último año. Otro dato: 2 de cada 10 personas con cuenta las tienen para cobrar subsidios. Y en el 76% de esos casos, el hábito es extraer todos los fondos apenas los cobran.
¿Cuántos argentinos dijeron tener tarjeta de débito? El 44%. Pero sólo el 25,4% hizo algún pago con débito en el último año. Y fueron todavía menos los que abonaron con tarjetas de crédito (23,9%), siempre según el estudio.
“Los datos están en línea con nuestros cálculos. Son incluso optimistas: nosotros estimamos que el 44% de los mayores de 15 años tiene cuenta”, confirmó un analista del sector bancario, que pidió no ser nombrado. “En los últimos años –explicó– se abrieron millones de cuentas, pero gran parte fue para planes sociales. Y esos clientes en general se limitan a retirar la plata para usarla en efectivo, están bancarizados a medias.”
Esto sucede pese a que los bancos vienen intentando de todo para sumar clientes: desde dar descuentos y cuotas hasta abrir sucursales en barrios pobres. También el Estado sumó incentivos. “En Argentina no existe una ley que promueva la bancarización de manera integral, pero existen varias medidas adoptadas en los últimos años que promueven la inclusión financiera”, afirma un trabajo reciente del banco BBVA. Y menciona, entre otras, la devolución de parte del IVA en compras con débito, la obligación de pagar sueldos en “cuentas sueldo”, la Cuenta Gratuita Universal (cuya apertura sólo requiere un DNI) y las transferencias sin cargo.
Pero nada parece alcanzar. ¿Por qué? La gran barrera, según expertos, es que gran parte de la actividad económica es informal. Y todas esas transacciones, al bancarizarse, quedarían registradas. Eso define que hoy 1 de cada 3 empleados trabaje “en negro”, según datos oficiales, y que sólo puedan cobrar el sueldo en efectivo.
Matías Tombolini, docente de Economía en la UBA y consultor, recuerda que la gente, fuera del circuito financiero formal, debe guardar en su casa y moverse con muchos billetes, con más riesgos. Y que los no bancarizados se pierden muchas promociones y ofertas. “Igualmente –agrega–, el peor perjuicio es que tienen muy limitado el acceso al financiamiento: si les prestan dinero, es a plazos cortos y con tasas altas.”
Estar bancarizado, entre otras ventajas, permite no perder más tiempo en colas para pagar boletas de impuestos y servicios. En los países más desarrollados, el 49% de la gente ya abona sus cuentas por Internet, sin esperas. En la Argentina, sólo lo hace el 8,4%. 
Clarín

Comentarios