Sábado 02 de Julio de 2016

¿Se puede trabajar con un ex?

Los besos apasionados en “La Leona” reviven el amor entre Nancy Dupláa y Pablo Echarri, pero cuando a él le preguntaron si trabajaría con Oreiro en una novela, confesó que Nancy no lo dejaría. ¿Es fácil trabajar o compartir situaciones sociales.

Muchos pueden ser los motivos. Que se hayan conocido en la misma profesión y circulen por el mismo ámbito. Que alguna casualidad los haya reencontrado en el mismo espacio de trabajo. Que las vidas sociales y laborales hayan estado tan unidas, que resulte difícil despegarse. Y cuando la vida nos permite transitar espacios que requiren enfrentar fantasmas y miedos, ¿tomamos el desafío?
Reencuentro con el ex
Trabajar o volver a frecuentar la vida social con un ex puede ser una experiencia difícil. Quizá las personas que se amaron, y por diferentes motivos tuvieron que separarse, estén seguras de qué nada queda en el plano afectivo: “ese otro como pareja es una experiencia que queda en el pasado”. Sin embargo, volver a compartir un espacio de trabajo moviliza sentimientos encontrados. El tan mentado fantasma de “donde hay fuego cenizas quedan” estará presente en más o en menos. Las dudas sobre si algo se volverá a sentir, ya sea atracción amorosa o sexual, suelen aparecer cuando se entrevé que el reencuentro es posible. Y si bien la persona se convence de que nada ha quedado, algo de expectativa podrá sentir.
 
Las fantasías no solo se refieren al amor perdido, también a las broncas o las desilusiones que llevaron a la ruptura. El papel que juegan las fantasías en esta etapa es fundamental. La persona se “hace la película”, se anticipa imaginando diferentes escenarios donde la díada atracción versus rechazo estará muy presente. La atención será mayor cuando después de la separación no se tuvo ningún contacto (aunque hoy por medio de las redes sociales es más fácil enterarse qué es de la vida del otro).
Duelo luego de la separación
 
La distancia después de una separación ayuda a que cada uno pueda resolver sus sentimientos además de dar orden de la nueva vida. El tiempo decanta las emociones además de permitir que se organicen los recuerdos y los pensamientos; es un duelo necesario que ayuda a la reparación psíquica y de la vida en general. La presencia de hijos en común permite a que las parejas acuerden nuevas formas de contacto basadas en la crianza de los más pequeños. Sin embargo, los cortes suelen ser complicados y las partes en juego siguen dirimiendo sus conflictos hijos mediante, o bien se ajustan a marcos rígidos de funcionamiento con una indiferencia pasmosa, como si nunca hubiera existido ningún afecto ni proyecto basado en una unión amorosa.
El reencuentro en el trabajo
 
El reencuentro con el ex, por ejemplo, en una situación laboral, desafía a las personas implicadas a preguntarse si se ha superado la separación, si aún quedan rencores o todavía hay atracción. En este nuevo contexto donde se comparte un espacio y una actividad, hacen su aparición emociones y conductas que van desde la indiferencia, la seducción solapada, la bronca o una necesidad de vigilar al otro. El tema es: ¿qué hacemos con ellas? La atracción o el rechazo van a ser el resultado de cómo se ha vivido la separación y el posterior duelo. Respecto a los sentimientos (el más temido es volver a enamorarse) no quiere decir que tengan el mismo significado que el principio. Sentir los afectos o las emociones es una experiencia saludable, aunque lo que se sienta sea molesto. Es preciso integrar los sentimientos como parte de esa nueva interacción que nos toca vivir. Reprimirlos o negarlos es modificar la realidad para sea más adaptable, no obstante nos perdemos la posibilidad de ser más flexibles y decir: “me permito sentir estas emociones porque son parte inevitable de esta circunstancia”. Las relaciones tienen sus dinámicas y precisan de nuestra apertura para que se configuren de manera diferente a lo que fue en su momento. Solo de esta manera podemos saber si aún hay cuestiones pendientes, o si este reencuentro (miedos y dudas mediante), es 

Comentarios