Policiales
Jueves 19 de Mayo de 2016

Se develó el misterio: esto dijeron los fundamentos de la sentencia a Ríos y a Oris

Que no hubo intención de matar a Camila, la disidencia por parte de uno de los jueces, las razones que llevaron a los tres magistrados a aplicar una polémica y leve pena para los implicados. En esta nota, entérate porqué. 

Camila Brusotti necesitó un milagro para vivir. La llevaron casi muerta al Cimyn, con 43 lesiones en su cuerpo y con actividad neuronal casi nula. Sin embargo, los tres magistrados que enjuiciaron a Pedro Oris y a Alejandra Ríos acordaron que no hubo intención de matar. Ellos descartaron la calificación impuesta por Benito Ortiz en primera instancia (Homicidio en grado de Tentativa agravado por el vínculo y por violencia de género, en el caso de Oris) que tuvo respaldo por parte de las dos fiscalías que estudiaron el hecho.
Sin embargo, los jueces decidieron comprender que “no hubo tentativa de homicidio porque el golpe a Camila no fue directamente en la cabeza, sino en otras partes del cuerpo. La niña rebotó y se golpeó con otro objeto contundente (creen que fue un mueble) eso produjo el proceso de desaceleración en el cerebro y el hematoma que la dejó al borde de la muerte”, según estimaron en los fundamentos.
En este sentido los tres jueces consideraron que hubo intención de lesionar pero no de asesinar. Todos estuvieron de acuerdo. En lo que Raúl Iglesia se opuso fue en la calificación de Alejandra Ríos (abandono de persona) ya que este magistrado cree que fue “partícipe necesario” de las lesiones gravísimas. Esto la sometería a una pena mayor.
Otra de los puntos que quedaron en claro fue que Oris golpeó a la nena porque así lo declaró ella en Cámara Gesell. La participación necesaria que planteó Iglesia con relación a la omisión de Ríos de ayudar a la víctima fue porque ella sólo le dio un calmante (Novalgina) frente a los síntomas de sangrado de nariz, dolor de cabeza y vómito. 

Comentarios