País
Martes 10 de Febrero de 2015

Se conocieron las escuchas del agente de inteligencia que entró a la casa de Massa

Alcides Díaz Gorgonio, quien ya reconoció que estuvo en el domicilio del diputado nacional en el 2013, habló con su esposa y le aseguró que trabaja en una agencia que depende de Sergio Berni

Se conoció en las últimas horas que el prefecto Alcides Díaz Gorgonio, quien está preso tras ser acusado de haber robado la casa de Sergio Massa, era agente de inteligencia y trabajaba como espía en un área que depende del secretario de Seguridad, Sergio Berni.

Díaz Gorgonio fue grabado por la Justicia en conversaciones telefónicas en las que reconoce su implicancia en el hurto, en plena campaña de 2013, a la casa que el líder del Frente Renovador tiene en el barrio cerrado Isla del Sol.

La orden judicial llegó tras una serie de pruebas recolectadas luego de un episodio, por lo menos llamativo, que ocurrió a mediados de septiembre del año pasado. Según informa hoy el diarioClarín, el 13 de septiembre del 2014, Malena Galmarini, esposa de Massa, recibió una amenaza telefónica. A partir de ese episodio, el fiscal de Rincón de Milberg, Mariano Magaz, abrió una investigación.

Como resultado de las averiguaciones, la Justicia determinó entonces que el celular desde donde se había realizado el llamado sospechoso había sido conectado a varias líneas distintas: una de ellas era usada por el prefecto Díaz Gorgonio desde la cárcel.

Tras conocerse las escuchas, Massa calificó de "hecho muy grave" que "desde la cárcel y con tanta libertad se intente manipular una causa". En declaraciones a Radio Mitre, el candidato a presidente se mostró esperanzado en que se realice el juicio, que tiene fecha de comienzo 5 de marzo, y que "haya sentencia y se llegue a la verdad".

"A esta altura no me sorprende nada, pero me preocupa, o me llama la atención, que haya semejante entramado mafioso alrededor de una causa, que ya cuenta con un detenido. Esto tiene que ver con la Argentina que la sociedad no quiere y como papá, tengo la obligación de pelear hasta el final", enfatizó.

Para Massa, "cuando se meten con tu familia se pasa un límite del que no hay vuelta atrás" y señaló que "el 5 de marzo no termina el juicio, ahí empieza". "No me voy a quedar de brazos cruzados mirando cómo condenan a un perejil. Luego de la sentencia quiero que aparezca la responsabilidad política. Voy a buscar que haya una investigación a fondo", añadió.

En uno de esos diálogos con su esposa, Díaz Gorgonio reveló que una enfermera que lo atendió bajo arresto lo reconoció porque lo vio en las filmaciones difundidas por la prensa. Según la escucha, tras el interrogatorio de la asistente, él responde: "Sí, le digo, esto es para mi excarcelación (por el análisis al que se estaba sometiendo)".

En otra conversación, Díaz Gorgonio admite que trabajaba como agente de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, un organismo de espionaje que depende del Ministerio de Seguridad. "La Dirección de Inteligencia Criminal, donde estaba yo, pasó directamente a la Agencia Federal", le cuenta a su mujer al explicarle el proyecto kirchnerista de renovación de la ex SIDE. Estas revelaciones dejan al descubierto la existencia de una red de espionaje con apoyo gubernamental.

En este sentido, Massa reiteró que espera que esa información "sirva para que se encuentre al responsable político". "Nosotros tenemos información que son organismos de segunda línea que buscan frenar el desarrollo del juicio, pero el tema del responsable político lo voy a seguir hasta el día que me muera", remarcó.

Para concluir volvió a hacer foco en la defensa de la integridad de su familia y la libertad de sus hijos de caminar tranquilos por la calle. "Quiero ver cómo actúa el fiscal, cómo actúa el juez; esto no es sólo un tema político, acá hay un tema que excede lo político y no lo voy a dejar pasar", concluyó.

Comentarios