Miércoles 10 de Agosto de 2016

Se agota el tiempo para la madre acusada de matar a su bebé y debe probar su versión

Su declaración fue clara, le dijo a su defensa que el niño nació sin vida y que se asustó cuando no lo vio respirar. Los resultados serán cruciales para el llamado a indagatoria que será próximamente. La mujer no habló del padre del pequeño. 

Irina debe demostrar con pruebas que su versión es verídica. Por el momento, sostiene una fuerte acusación por la muerte de su primogénito quien fue abandonado en un tacho con agua de 20 litros. El resultado de la autopsia es crucial para determinar si la joven miente cuando cuenta su historia. Ella le dijo a su defensa que “el niño nació muerto”, que “ella no es una asesina”, que se “asustó” cuando no lo vio respirar y que “no se acuerda más nada”.
Si bien, la estrategia defensiva se asienta en sus condiciones psíquicas y su shock traumático, la chica dejó en claro que sabe sólo eso. No habló del hombre que la dejó embarazada, pero según la defensa, habría confesado que “fue violada solo una vez”. Por estas horas en Tribunales esperan el resultado de algunas pericias y el informe forense. Una vez que el panorama esté más claro, habrá declaración indagatoria. 

Comentarios