San Juan

Nervios, lágrimas y un final de emoción en la gala del Soñando por Cantar en San Juan

Por primera vez en la historia del certamen nacional los 4 artistas que se presentaron pasaron a la final. Los sanjuaninos Juan Cruz Rufino y Gisella Aldeco no podían salir de su asombro.

  • /export/sites/diariosanjuan8/imagenes/2013/03/23/6sxc__copia.jpg_1626332394.jpg

    Fuente:

    1 de 2
  • /export/sites/diariosanjuan8/imagenes/2013/03/23/piran-patricia-sosa-chicos_x1x.jpg_1398818830.jpg

    Fuente:

    2 de 2

Hasta último momento todos los miembros del jurado seguían de diciendo que iba a quedar un solo finalista. La primera en hablar fue Patricia Sosa quien nombro como finalista a Gabriela Maldonado, luego Alejandro Lerner nombro a la sanjuanina Gisella Aldeco, Oscar Mediavilla siguió la lista y nombró al otro sanjuanino Juan Cruz Rufino y por último Valeria Lynch nombró a Yesica Benávidez.

En una noche calurosa y frente a más de cinco mil personas presentes en el estadio Aldo Cantoni de San Juan, una joven sanjuanina fue la encargada de abrir la gala con “Volver a amar” de Cristian Castro. “Cantaste muy lindo, vas derechito a la final”, fue la primera devolución de Patricia a Giselle Aldeco de 21 años. Después siguió Gabriela Maldonado con una impactante opera “Sempre Libera” de La Traviatta. El jurado, agradecido con la postulante por dar a conocer un género musical poco popular, la aplaudió de pie: “Ya no estás para participar, estás para que te disfrutemos, chapeau”, soltó Lerner impactado con la chica de La Rioja.
La simpatía, la frescura y la dulzura aparecieron de la mano de Juan Cruz Rufino de 13 años, que enamoró al público, al conductor y al jurado cuando cantó con su guitarra “La llave” de Abel Pintos. Como un cantante consagrado, “El niño de San Juan” como lo bautizó Iúdica, consiguió el suspiro de las chicas al término de su performance. Mediavilla, que lo escuchó extasiado, lo felicitó: “¡Sos un degenerado!. Si no aparece ninguno, yo quiero ser el productor de este chico”. Lynch se sumó a los elogios y –como una fan- le pidió que cante otro tema. Juanchi, con el desparpajo de un niño, le dedicó la canción a “las Rufinitas”, su club de fans.

Antes de presentar a la última cantante de la noche, Mariano presentó a Claudia Pirán (fuera de concurso) que copó el escenario con más de 30 niños pertenecientes al colegio especial e integrador San Francisco de Asís e interpretaron “Aprender a volar” de la mismísima Sosa, en lenguaje de señas. La emoción desbordó el estadio con un aplauso ensordecedor cuando Patricia acompaño a los chicos cantando su tema en lenguaje para sordos: “Lo que hacen ustedes es increíble y gracias por luchar por la integración”.

Jessica Benavidez (Córdoba) cerró la noche dándose el lujo de cantar con la autora del tema que eligió para ganar su pase a la final. “Lo que más me gustó fue que hiciste una versión propia. Tenés una voz sensacional”, le indicó Valeria Lynch con una gran sonrisa y juntas cantaron “Fuera de mi vida”.
En el gran final entre miles los papelitos brillantes que no dejaban de caer. Los sanjuaninos se abrazaron con el jurado. Sin dudas el mas mimado fue Juan Cruz ya que Mediavilla y el mismo Iúdica lo alzaron y le llenaron de besos y elogios.
 

¿Creés que la baja en el consumo impactará en los precios y generará que la inflación descienda?



sanjuan8.com