San Juan
Lunes 19 de Junio de 2017

Ola de frío: te mostramos cómo ahorrar dinero haciendo un uso consciente de la energía

El invierno dio sus primeros pasos en la provincia y es necesario hacer un uso racional de los aparatos eléctricos para disipar el cambio climático y no reducir los gastos del presupuesto familiar.

Se adelantó unos días el invierno en San Juan y la ola polar llegó para quedarse, es por esto que resulta imprescindible aprender y adoptar hábitos de uso consciente de la energía.

El objetivo de racionalizar el consumo eléctrico es para ahorrar en el presupuesto familiar y contribuir a la protección del medio ambiente.

En este contexto, la asociación sin fines de lucro, Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica, afirma que un uso eficiente de la energía, por parte de la Industria y de particulares, permite mitigar los efectos nocivos de la contaminación y el cambio climático.

Bajo este concepto, el ahorro de energía o se basa en apagar la luz, sino usarla eficientemente. A través de reglas particulares con sentido común, se puede cuidar, primero por una cuestión tarifaria y después para realizar un consumo responsable y no colapsar la red.

Tips para el ahorro de energía en invierno:

- Verificar que no haya fugas o pérdidas de electricidad en la instalación. Es frecuente la pérdida de energía en instalaciones viejas.

- Iluminar sólo los espacios de uso frecuente. No es necesario tener toda la casa iluminada, generando un consumo innecesario de energía.

- El uso de las hornallas de la cocina no sirve para calefaccionar la casa. Además de ser contaminantes para la salud, la fuerza de las hornallas no tiene comparación con la efectividad de las estufas a la hora de calefaccionar la vivienda.

- Verificar la graduación de los splits. En ocasiones, están sobredimensionados para algunos espacios.

- Comprobar que no haya fugas ni corrientes de aire en puertas y ventanas. Las viviendas que no están selladas correctamente consumen hasta un 15% más de lo necesario.

- Revisar el sistema de calefacción, al menos una vez al año, para garantizar un funcionamiento eficiente. Si el equipo de calefacción tiene muchos años, renovarlo puede suponer ahorros de casi el 50% en el consumo de gas.

- Teniendo en cuenta la temperatura de confort (con la que estamos más a gusto en nuestra vida diaria), que oscila entre los 19 y los 21 grados centígrados, se recomienda graduar el termostato a unos 20 grados centígrados y abrigarse más dentro de casa. Para dormir, la temperatura recomendada va de los 15 a los 17 grados, mientras que temperaturas superiores a los 23 grados resecan el aire y provocan sensación de incomodidad. Cada grado de más supone un 7% más de consumo.

- Usar lámparas tipo led o de bajo consumo para sustituir lámparas incandescentes.

- Aprovechar al máximo la luz natural y no dejar interruptores encendidos si no es necesario.

- Descongelar la heladera de manera regular (la escarcha que se forma incrementa en casi un 20% el consumo eléctrico) y asegurarse de que la puerta cierre herméticamente (se puede comprobar poniendo una hoja de papel al cerrar la puerta. Si se cae, el cierre no es hermético).

- No dejar aparatos eléctricos como televisores, equipos de audio, video u ordenadores encendidos cuando nadie los esté usando o en posición de 'stand by' o reposo. A este consumo pasivo de energía se le considera como energía de desperdicio ya que al permanecer el aparato conectado al circuito de alimentación eléctrica continúa consumiendo aunque no esté realizando su función principal.

- Un uso eficiente del agua también permite ahorrar energía: evitar hervir más agua de la necesaria cuando se cocine, y hacerlo preferentemente con una olla a presión o con las ollas tapadas para que suba antes la temperatura. Priorizar la ducha rápida antes que llenar toda la bañera, usa el lavarropas en carga completa y con el programa más corto posible para un lavado apropiado.

- Usar el secarropa sólo cuando sea imprescindible. Aprovecha el sol para secar la ropa que, además, elimina bacterias.

Comentarios