San Juan
Viernes 30 de Junio de 2017

La OMS asegura que el 60% de los casos de pérdida de audición en niños se puede prevenir

Con el objetivo de la detección temprana de la sordera, el Ministerio de Salud realizará una campaña de concientización. En Argentina, la hipoacusia corresponde al 18% de las discapacidades.

Durante el mes de julio, el Servicio de Otorrinolaringología, Sección de Fonoaudiología del hospital Guillermo Rawson, adherirá a la Semana Mundial de la Lucha contra la Sordera, realizando una campaña de concientización, poniendo especial énfasis en la detección temprana de la enfermedad.


La sordera es la falta de capacidad para escuchar los sonidos y puede producirse por factores hereditarios, congénitos y adquiridos desde el momento del nacimiento, o desarrollarse a lo largo de la vida obedeciendo a numerosos factores causales (complicaciones en el parto, algunas enfermedades infecciosas, infecciones crónicas del oído, el empleo de determinados fármacos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento). Cuando la hipoacusia es tan profunda que no se percibe ningún sonido es denominada sordera.


El discapacitado auditivo es aquella persona que, no habiendo sido detectada precozmente su hipoacusia o no habiéndose tratada, no logró adquirir lenguaje, por ende, debe enfrentar serios inconvenientes para adaptarse a la sociedad.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la incidencia de la hipoacusia en el planeta es de 5 de cada mil recién nacidos.


El 60% de los casos de pérdida de audición en niños se deben a causas prevenibles. Más de 1100 millones de jóvenes (entre 12 y 35 años de edad) están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos. En los casos de moderadas a profundas, las cifras oscilan de 1 a 3 por mil y en las hipoacusias severas a profundas los valores se sitúan aproximadamente en 1 de cada mil recién nacidos. En Argentina, la hipoacusia corresponde al 18% de las discapacidades, y se distribuye en: dificultad auditiva: 86,6% y sordera: 13,4%.


Importancia de la detección temprana

Los años más importantes para aprender a escuchar y hablar son los primeros tres, pero en la Argentina aún la pérdida auditiva severa de la audición no se detecta hasta una edad promedio de tres años.


Dado que existe una pérdida sensorial de la audición en 1 de cada 750 recién nacidos, es muy importante que la detección sea lo más pronto posible para que el bebé pueda desarrollar la habilidad de oír y hablar y disminuir al máximo posible dificultades de comunicación e integración social.


Los casos de hipoacusia al nacer que en su gran mayoría son moderadas, bilaterales y por lesión coclear, podrían ser detectados precozmente, e intervenidos equipándose con audífonos o recibir un implante coclear en forma temprana, para evitar llegar a la discapacidad.


La pérdida de audición y las enfermedades del oído desatendidas, entre ellas la otitis media, pueden tener efectos muy perjudiciales en el rendimiento escolar de los niños. Las personas afectadas suelen tener mayores índices de fracaso escolar y necesitan más asistencia educativa.


Detección Temprana y Atención, parte de la Salud Pública

En nuestro país, el año 2001 se sancionó la Ley 25.415 para el screening auditivo universal. En el mismo, se establece que todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna.


En el 2010, el Ministerio de Salud de la Nación creó el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia y su objetivo principal es evitar la discapacidad auditiva severa de niños sin cobertura social.


El documento afirma: "es fundamental el derecho a que todo recién nacido sea estudiado tempranamente en su capacidad auditiva y se le brinde un tratamiento si es necesario, en forma oportuna, incluyendo la detección y tratamiento de la hipoacusia infantil entre las prestaciones obligatorias para las obras sociales y entidades de medicina prepaga, que les permitan adquirir la oralidad y la inserción en escuelas regulares."


En este sentido, el Programa establece la realización del tamizaje auditivo a todo niño que nace, antes del primer mes de vida. Entre las ventajas de realizar el test de otoemisiones acústicas se encuentran:


· Es un estudio objetivo.

· Es simple de realizar.

· Atraumático.

· Es confiable.

· Es reproductible.

· Es rápido ya que en pocos minutos pueden evaluarse ambos oídos.


Algunas estrategias de prevención sencillas de la pérdida de audición consisten en:


· Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;


· Administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas;


· Prevenir las infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas mediante una higiene correcta; efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas;


· Fortalecer los programas relativos a la salud materna e infantil, incluida la promoción de los partos sin riesgos;


· Seguir unas prácticas correctas de atención otológica;


· En los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan;


· Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico;


· Remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis) a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico tempranos y garantizar que se les dispensa el tratamiento adecuado, según proceda; y,


· Reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en las actividades recreativas) mediante la sensibilización de la población sobre los riesgos que acarrean; promulgar y aplicar legislación apropiada; y fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental.


Atención en el hospital Guillermo Rawson: lunes a viernes a partir de las 8, en Consultorios Externos, Consultorios 17 y 18.


(Fuente: Ministerio de Salud Pública)


Comentarios