San Juan
Viernes 29 de Septiembre de 2017

En San Juan, la pobreza fue 5 puntos más baja que en Mendoza

Son datos del primer semestre de este año. El índice local fue levemente superior al 26 por ciento y en la vecina provincia superó la barrera del 31.

En medio del contexto de crisis que atraviesa todo el país, la pobreza local durante el primer semestre estuvo por debajo de la media de la Región Cuyo y mucho más de la marca de Mendoza. Un 31,5 de habitantes de la vecina provincia no llegó a cubrir la Canasta Básica Total, mientras que el indicador en San Juan fue de 5,1 puntos menos y estuvo casi a la par de San Luis.

Los datos de pobreza fueron publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El organismo nacional midió 31 aglomerados entre enero y junio y agrupó los resultados por regiones, además de calcular la media nacional.

En la región cuyana, el promedio que publicó el INDEC es de 29,3 por ciento. El índice se vio impulsado hacia arriba por Mendoza, con más de un 31 por ciento de su población por debajo de la línea de pobreza. En las otras dos provincias fue sensiblemente más bajo: la medición revela que en San Juan se ubicó en el 26,4 por ciento y en San Luis, en 26,3.

En términos porcentuales, la pobreza en San Juan fue de casi 3 puntos menos que el promedio de Cuyo y quedó 5 puntos por debajo de la que arrojó la tierra gobernada por el radical y aliado del PRO en Cambiemos, Alfredo Cornejo. En relación a San Luis, estuvo apenas una décima arriba.

Contención oficial

Como en los demás distritos del país, aquí se siente la retracción de la economía nacional que no deja de amenazar indicadores sociales como la pobreza y el desempleo. Pero a modo de contrapeso, juega un papel preponderante el paquete de medidas que lanzó y sostiene la administración de Sergio Uñac con un objetivo de fondo: preservar y alentar más fuentes de trabajo, para evitar que familias sanjuaninas se queden sin ingresos y caigan en la pobreza.

Entre otras cosas, salió a gestionar un amplio abanico de créditos y subsidiar tasas de interés para que la industria, el agro y la ganadería, entre otras actividades, pidan prestado a bajo costo financiero e inviertan en capital de trabajo. Además, lanzó el llamado Repip, un programa que ayuda a las empresas en crisis a pagar sueldos a cambio de no reducir la planta de personal.

Esas medidas marchan en paralelo con una fuerte inversión en obra pública, con la que Uñac apuesta a que escurra y genere puestos de trabajo directos e indirectos. Así las cosas, por ejemplo, la provincia aplicó recursos propios para que no se paren obras que son financiadas por la Nación. Hasta este mes pagó 800 millones por certificaciones de construcción de viviendas y lleva destinados 1.000 millones a obras viales nacionales, esperando recuperar el dinero cuanto antes.

En el corto plazo, se vienen dos acciones más que de una u otra forma impactan en la economía familiar. Una es el Plan 1000 días, que desde el 1 del mes que viene comenzará rodar para garantizar una buena nutrición de embarazadas y sus hijos durante los dos primeros años de vida. La otra es el subsidio al flete, que busca abaratar costos, fundamentalmente, a pequeñas empresas que deben llevar sus productos a grandes centros de consumo.

Para la coyuntura, el equilibrio fiscal es una ventaja. El gobernador y su equipo de Hacienda armaron un presupuesto equilibrado para 2017 y de no mediar ninguna sorpresa, esperan maniobrar en ese esquema de limitaciones sin perder liquidez para sostener las medidas anteriores y esquivar el tan temido "rojo".

Cambio y reivindicación

El resultado de la pobreza en el primer semestre de 2017 está muy lejos de aquel 43,5 por del segundo tramo del año pasado. En ese entonces, las autoridades provinciales salieron de inmediato a advertir que el indicador estaba mal, que fue un error por haberse calculado con una metodología vieja y que no reflejaba la realidad. Sin variantes profundas a la vista en el tejido social, el resultado difundido ayer por el organismo nacional les termina dando la razón.

A partir de marzo, la gestión uñaquista puso a trabajar un remozado instituto de estadísticas, incorporó personal especializado y lo capacitó en métodos de cálculo. Desde entonces, mide con las técnicas modernas que ahora dejaron plasmado el 26,4 por ciento que, de paso, fue 2,2 puntos menor a la media nacional (28,6).


Leé: Para el ministro de Hacienda estar por debajo de la media nacional es un aliciente

San Juan tiene un índice de pobreza menor que a nivel nacional

Según el INDEC la pobreza bajó al 28,6% en el primer semestre del año

Comentarios