San Juan
Domingo 01 de Octubre de 2017

En Argentina, el crédito es el gran responsable del aumento en el consumo

Es muy raro que los gobiernos "populistas" dejen que a los precios los determine el mercado, o el libre juego de la oferta y la demanda. Aún teniendo la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para vigilar que nadie adopte algunas prácticas "cartelizantes".

Si se toma lo que pasó con el petróleo se explica un poco mejor. Los precios de los combustibles en la Argentina van a contramano del mundo. El Estado intervenía para bajarlos o subsidiarlos.

Se liberó en la década del 90. En un momento el barril de petróleo tocó 140 dólares. El gobierno de Néstor Kirchner les puso un impuesto (retenciones). Después el barril de petróleo criollo se pagaba más caro cuando era de producción local que en el resto del mundo. El combustible era más oneroso en nuestro país, que en Chile y Paraguay.

Extendemos este ejemplo a cualquier empresa. Si le va bien, el Estado le pone un impuesto más, para tener dinero porque el gasto de la burocracia es invariable. Si está a punto de quebrar se da un subsidio.

El problema es: ¿Quién va a invertir? ¿Quién va a comprar máquinas para crecer? Nadie. Como todo lo regula el Estado, es mejor hacer la plancha y negociar con el poder de turno.

Otro tema es el financiero. Esta semana hubo reuniones en el Banco Central.

Allí se escuchó de directores extranjeros que Argentina tiene que elegir si vive con el mundo. Señalan que no hay soluciones intermedias. "El modelo que siguieron era "vivir con lo nuestro, indican, "No funcionó". "Abrirse al mundo tiene sus riesgos porque a veces las crisis te golpean. Eso es parte de una economía globalizada tanto a nivel financiero como comercial".

Se habló de la deuda de nuestro país.

Expresan que ese aumento, si se compara con el promedio de la región, todavía es bajo y se están acumulando reservas.

Llegaron a la conclusión que es más importante bajar el déficit.

Para los liberales que estaban en la reunión, no hacer un ajuste más intensivo y no hacer retroceder el déficit es un costo de oportunidad porque no hacer correcciones, hace que no se pueda crecer en serio.

El presupuesto de 2018, para ellos "no es de ajuste" porque sigue manteniendo el déficit fiscal financiero más elevado que a fines de 2015.

La falta de ajuste para ellos se nota en que en 2018 se proyecta tomar 30.000.- millones de dólares de deuda. La baja del gasto coincide con el recorte de los subsidios y el retroceso de la presión tributaria es inexistente cuando se estudian las cifras.

De todo lo subrayado nos quedan algunas reflexiones.

Uno: las tasas altas llegaron para quedarse por mucho tiempo, serán positivas frente a la inflación. Este año los precios cerrarán con un suba del 22 % contra Lebacs del 27 %.

Dos: Señalan que la economía está creciendo al 4 %.

Tres: El mundo está con liquidez.

Cuatro: El dólar entre 17.- y 18.- pesos. Después de las elecciones se analizara el mercado.

Cinco: El crédito es el gran responsable del aumento en el consumo y creó las condiciones para llegar bien al 22 de octubre.

Créditos personales crecieron 70 % con respecto al año pasado y las hipotecas se multiplicaron por cuatro. La Anses hace su trabajo con los que menos tienen.

Seis: Algunos bancos vendieron algunas posiciones en Lebac para tener liquidez. La explicación es que la demanda de créditos por parte de la clase media, es intensa. La semana política tuvo dos acontecimientos dispares. Uno, con el ex ministro Julio De Vido en el banco de los acusados. El otro ingresó como un misil a través de la televisión en todos los hogares. Las fuerzas de seguridad se llevaron detenido al secretario de la UOCRA de La Plata Juan "Pata" Medina. Según Poliarquía quedaron tan confundidos como los periodistas kirchneristas en el programa Intratables que aseguraban que al "Pata" Medina lo llevaron preso por sindicalista y no por corrupto.

Una etapa parece estar llegando a su fin.

Comentarios