San Juan
Viernes 23 de Septiembre de 2016

Salud Pública saldrá a buscar que las niñas se vacunen contra el HPV

El principal problema es que las nenas sólo reciben la primer dosis de la vacuna y con esto no alcanza para evitar que contraigan la enfermedad que causa cáncer.

Preocupa a las autoridades sanitarias de la provincia el bajo índice de vacunación entre niñas de 11 años contra el virus papiloma humano (HPV), causante del 100% de los casos del cáncer cérvico uterino (CCU), que cada año en la Argentina se cobra la vida de 1.800 mujeres.

Anualmente, en nuestro país se registran aproximadamente 4 mil nuevos casos de cáncer cérvico utetrino, enfermedad que constituye la segunda causa de muerte de mujeres en todo el mundo.

La preocupación de las autoridades sanitarias tiene que ver en realidad, con la disparidad que se observa en los índices de vacunación entre la primera y la segunda dosis.

En una reunión informativa, las doctoras Mónica Jofré y Sonia Ruarte, jefas del Departamento Epidemiología y del Programa de Inmunización, respectivamente, se refirieron a la realidad local respecto del cáncer de cuello uterino y de su prevención mediante la vacunación.

Mediante un cuadro estadístico, las profesionales informaron que de una población objetivo de 6278 niñas nacidas a partir del año 2000, durante el pasado año, 4.715 (75%) de ellas recibieron la primera dosis de la vacuna y 2.306 (36%) la segunda.

La segunda dosis es muy importante, porque es la que brinda la inmunidad, la que previene el cáncer, la que protege realmente a las mujeres.

La doctora Jofré agregó que la primera dosis no es eficaz y por eso es necesaria la aplicación de la segunda. Que de las niñas vacunadas solamente un 36% haya recibido la segunda dosis, quiere decir que hay un importante grupo de jovencitas mayores de 12 años que están expuestas al virus del papiloma humano.

Por otra parte, la médica señaló que la vacuna es relativamente nueva, ya que en el 2000 se lanzó al mercado y en el 2011 se incorporó al Calendario de Vacunación Nacional.

En un principio se aplicaba una inmunización en tres dosis, ambivalente (Cervarix) que prevenía contra dos genotipos, causante del cáncer de cuello uterino, el 16 y 18. A partir del año pasado se cambió por una vacuna de dos dosis, (Gardasil) cuadrivalente ya que previene contra un tercer genotipo que se caracteriza por la presencia de verrugas.

La jefa de Epidemiología indicó que la segunda dosis debe aplicarse a partir de los 6 meses de recibida la primera. La vacuna es gratuita y está disponible en los distintos centros de salud y vacunatorios de todo el país.

Por otra parte, la doctora Jofré dijo que la Argentina, en el período 2008-2010 registró una media de 7,3 de mortalidad femenina a causa del cáncer de cuello uterino y que San Juan está por encima de esa media con un 8,7. Esos índices, relevados por el Instituto Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación, se confeccionaron considerando una población de 100.000 mujeres.

Las funcionarias enfatizaron que desde Salud Pública se ha comenzado a trabajar en una campaña de concientización, en las escuelas y colegios, sobre la conveniencia de la vacunación que tiene el aval de las Organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud, e incorporada a programas de inmunización de más de 100 países.

Comentarios