San Juan
Lunes 25 de Enero de 2016

Ricardo y Gisella la pareja que le ganó al mal tiempo y se casó en vereda de la Basílica

Los dos llevan años de convivencia y dos hijos. Después de meses de preparativos la lluvia y los cortes de luz amenazaron con arruinar su gran noche. Finalmente supieron encontrar la manera para hacer de esa noche la más feliz de su vida. 

En las novelas y textos románticos se habla del amor como un sentimiento, que si es vedadero, resiste todas las adversidades. Pues bien, parece que este axioma se confirmó en el caso de dos parejas sanjuaninas que le hicieron frente a la tormenta del sábado y se casaron en la vereda de la Basílica de Desamparados ya que el edificio se quedó sin luz por el aluvión.
Una de las parejas es la conformada por Gisela Pereyra y Ricardo Zalazar quien contó que: "yo me quería casar a pesar de todo, por eso le propuse a mi mujer que nos casaramos en la vereda para aprovechar la luz del alumbrado", contó Ricardo que está sorprendido por la repercusión que alcanzó su historia de amor. 
El joven de 34 años relató que él ya estaba esperando a la novia en la Iglesia ya que estaba previsto que era llegara a las 22. Pero minutos antes se desató una tormenta de relámpagos y granizo en seco. "Justo uno de los rayos cayó en el tendido y se cortó la luz en toda la zona, a los pocos minutos volvió el alumbrado público", contó Ricardo quien confesó que para ese momento ya temía que la boda no se relizara.
"Como yo veía que los minutos pasaban le dije a mi novia que se viniera de la peluquería para la Basílica. Además hablé con el otro novio que se casaba después de nosotros y le propuse que le dijeramos al cura que nos case en la vereda para aprovechar la luz, el otro novio aceptó y hablamos con el padre Quero", aseguró Ricardo.
"En un principio el padre no quería porque le parecía mal casarnos ahi, pero finalmente aceptó, incluso sacó la imagen de la Virgen que se usa para las procesión para utilizarla en la ceremonia", contó el recién casado. 
Por su parte, el padre Alfredo Queró dejó un mensaje en la anterior nota de sanjuan8. "A los novios Ricardo Zalazar y Gisela Pereyra como así también Mariano Balaguer y Romina Cortez, les agradezco la paciencia y tolerancia. Los note muy tranquilo a pesar del mal momento. Desearles muchas felicidades y que el amor reine siempre en ustedes", escribió el padre. 
Y agregó: "me alegra mucho que a pesar de las dificultades que nos encontramos en el templo, no tener corriente eléctrica, la hayan disfrutado lo mismo. Pido perdón por el mal momento vivido. Sentía una gran impotencia, queria ofrecerles una ceremonia lindo como intento hacer con todos los que se casan en nuestro templo. No pudo ser así. Les deseo muchas felicidades y que se amen mucho en la vida. Hemos aprendido algo nuevo ante los desafios no hay que bajar los brazos. Y también disculpas a la Sra. Jueza que tuvo que esperar seguramente".
Luego llegó el gran momento de enfrentar a Gisela y proponerle casarse en la vereda. "Cuando se lo dije ella me contesto que no era lo que esperaba, pero aceptó porque entendió que sino ibamos a tener que suspender todo y nosotros nos queríamos casar", explicó Ricardo.
Finalmente, después de las demoras, los novios dieron el sí y se fueron a la fiesta que se hizo en Rivadavia en un salón que contaba con generador. Muchos de los invitados siguieron a los novios en caravana de autos ya que tuvieron que dar "una gran vuelta" por diferentes barrios para llegar al salón en donde los esperaba la jueza para casarlos por civil.
Lo único que lamentó Ricardo es que algunos invitados no pudieron llegar porque la policía había cortado el tránsito en el cruce de Libertador y Calívar porque en la zona había árboles y postes caídos. "Cuando llegaron a la esquina algunos policías les dijeron que la fiesta seguramente se había suspendido y muchos se quedaron sin ir", contó el joven que igualmente se mostró feliz con el festejo que terminó a la madrugada. 
"Más allá de que ningún novio se olvida de su noche de bodas, nosotros seguro que la vamos a recordar porque nos pasó de todo, hasta salimos en el diario", bromeó el joven quien agregó que seguramente le contará esta historia a sus hijos Guadalupe de 4 años e Isaias de un año y medio. "Les demostraremos que le hicimos frente a todos los problemas y que al fin pudimos casarnos" concluyó este orgulloso marido. 

Comentarios