Policiales
Viernes 21 de Enero de 2011

Ricardo Barreda deberá explicar el lunes por qué salió de su casa sin permiso judicial

El cuádruple asesino deberá explicar por qué razón violó su prisión domiciliaria, esto podría hacer peligrar su pedido de libertad condicional.

El odontólogo Ricardo Barreda, quien se encuentra bajo arresto domiciliario luego de ser condenado a prisión perpetua por matar a sus hijas, su esposa y su suegra, deberá declarar el lunes ante la Cámara Penal de La Plata por qué salió de su casa sin permiso judicial.

Así lo adelantó el juez platense Raúl Dalto, integrante de la Sala I de la Cámara, quien dijo a Télam que Barreda fue citado a declarar el próximo lunes a las 11, luego de que un canal de televisión difundiera imágenes suyas en la vía pública, junto a su pareja, Berta André, el lunes pasado.

De esta forma, si se comprueba que Barreda violó la prisión domiciliaria podría peligrar el otorgamiento de la libertad condicional, beneficio que ahora aspira obtener el cuádruple homicida.

"El lunes está citado Barreda para que exprese el motivo por el cual salió del domicilio y ahí evaluaré si está justificada o no esa salida”, manifestó el juez Dalto, quien explicó que "las imágenes registradas por la televisión demuestran que salió de su domicilio”.

Por su parte, el abogado de Barreda, Eduardo Gutiérrez, sostuvo hoy que “no hubo un quebrantamiento de la prisión domiciliaria” por parte de su defendido, al señalar que el odontólogo "salió de su casa sin permiso judicial porque tuvo una urgencia, al sufrir un bajón de presión”, lo que consideró que “no complicará su libertad condicional”.

“Es totalmente entendible que la Cámara Penal cite a declarar a mi cliente para que brinde detalles respecto a la salida que tuvo que efectuar para atenderse por temas de salud”, evaluó Gutiérrez en declaraciones a Télam, y analizó que “no obstante ello, su liberación será inminente porque los jueces entenderán la excepcionalidad del hecho”.

El letrado sostuvo que “es lógico que lo llamen, pero ello no complica su situación porque él cumplió con avisarle a la Cámara inmediatamente después de haber padecido ese incidente del bajón de presión”.

Gutiérrez precisó que “el estado de salud de Barreda es delicado. De hecho, por eso está siendo atendido en el Pirovano”, y tras la operación de hernia en diciembre, “lejos de componerse, se siente cada día peor”.

El juez Dalto explicó que la ley le prohíbe expresamente a Barreda salir de su vivienda sin autorización de la Cámara y, en este caso, sin la autorización suya, ya que es él quien actúa como juez de ejecución de su pena.

De acuerdo a lo informado por el camarista, el lunes pasado el odontólogo fue con autorización a realizarse un control al hospital Pirovano, a raíz de una operación a la que fue sometido.

Pero, al regresar a su domicilio y cuando el camión del Servicio Penitenciario se retiró, el cuádruple homicida fue sorprendido en la vía pública por las cámaras de un canal de televisión.

A través de su abogado, Barreda explicó que su salida obedeció a que fue a tomarse la presión a la farmacia, pero el mismo medio televisivo consultó a las empleadas de ese comercio, quienes negaron tal circunstancia.

Por eso, Dalto afirmó que “Barreda contaba con la autorización para ir al médico, no para ir a la farmacia”, y señaló que “todavía los testigos, las empleadas de la farmacia y el camarógrafo de Canal 9 no han declarado".

“Los medios aseguran que las empleadas de la farmacia dijeron que el odontólogo no estuvo en la farmacia, ahora yo tengo que ver si lo ratifican o lo rectifican”, indicó el magistrado a esta agencia.

Consultado sobre si Barreda será enviado a la cárcel de Gorina en caso en que las testigos ratifiquen que no estuvo en ese local, el juez analizó: "No es tan simple, hay que evaluar una serie de cuestiones y elementos”.

“Tengo que ver si su salida está justificada o no, también en base a lo que alegue Barreda. Tendré que ver todos los elementos recolectados y tomaré la decisión sobre esta cuestión”, precisó.

Dalto sostuvo que “la libertad condicional producto del nuevo cómputo y la posible violación a la prisión domiciliaria son dos temas conectados, pero diferentes”.

Explicó que sobre la libertad condicional no puede tomar ninguna decisión hasta que no le lleguen los informes del SPB porque si bien -por el nuevo cómputo- está en condiciones de salir, faltan los informes.

Barreda fue condenado en 1995 a reclusión perpetua por asesinar a escopetazos en 1992 a su esposa Gladys, de 57 años; a su suegra Elena Arreche, de 86; y a sus hijas Cecilia y Adriana, de 26 y 24, en la casona que compartían en pleno centro de La Plata.

Tras pasar casi 16 años detenido, el 23 de mayo de 2008 fue beneficiado con una morigeración de las condiciones de detención y pasó a cumplir arresto domiciliario en un departamento del barrio porteño de Belgrano.
 

Comentarios