Mundo
Miércoles 26 de Octubre de 2016

Rescataron a un hombre que estuvo 15 años encerrado en un sótano

Se cree que su propio padre lo sometió a este abuso. Al preguntarle por qué lo hizo el hombre dijo que la víctima le había pedido que hiciera esto.

La policía de la ciudad brasileña de Guarulhos dice que ha descubierto a un hombre que pudo haber sido mantenido cautivo por su familia durante al menos 15 años.

Los policías de la ciudad, que se encuentra en el área metropolitana de Sao Paulo, estaban en una redada buscando drogas este domingo por la noche cuando entraron en una casa de familia por error, y descubrieron a Armando Bezerra de Andrade, de 36 años de edad, en un sótano maloliente y sucio. Las imágenes de la habitación muestran un colchón manchado, ventanas con candado y ninguna fuente de luz. La puerta no tenía manija en el interior.

Su padre, Armancio Bezerra de Andrade, dijo que mantuvo a su hijo en el sótano porque consumía drogas, y contradijo a los vecinos que dijeron que el hombre había estado allí desde que tenía 16 años.

La policía dice que están investigando si pudo haber estado encerrado durante 15 años, mientras que los vecinos afirman que estuvo preso en la casa familiar por hasta 20 años.

Bezerra de Andrade padre dijo que su hijo recientemente había regresado a casa y había pedido un lugar para dormir.

"El padre vino a mí y dijo 'este es mi hijo, esta casa es mía, y yo fui el que lo encerró allí, como él me lo pidió", relató el jefe de policía encargado de la investigación, Celso Marchiori.

"Él consume drogas y se presentó en mi casa después de haber desaparecido durante muchos años, se presentó en mi casa y me pidió que encerrarlo para que no pudiera comprar drogas'", le habría dicho el padre del presunto cautivo al jefe de policía. "Mi conciencia está limpia", añadió.


Condiciones inhumanas

Marchiori dijo la policía encontró a Bezerra de Andrade en condiciones inhumanas.

"Estaba muy débil. Se levantó con mucha dificultad y se dirigió a la puerta con dificultad. No habló. Y lo que no sabía es si él no hablaba porque había sido dopado".

Marchiori dijo que el olor en la habitación era horrible ya que la víctima había orinado y defecado en la habitación.

Antes de que el más joven Bezerra de Andrade desapareciera como un adolescente, los vecinos dicen que era un joven brillante, inteligente y divertido, y negaron que consumiera drogas. El vecino y amigo Rafael Cunha Sousa dijo que el padre del hombre siempre eludía preguntas acerca de su hijo.

"Cuando la gente le preguntaba cómo estaba, él siempre decía que viajaba, o que estaba en el campo, o en la casa de un familiar, pero nunca nos proporcionaba una dirección o decía dónde estaba", dijo Sousa.

Varios vecinos se ofrecieron a dar declaraciones, y han pintado la pared exterior de la casa exigiendo justicia.


Fuente: CNN Español

Comentarios