San Luis
Viernes 07 de Octubre de 2016

Rescataron a un cachorro de puma criado como mascota en San Luis

El puma fue criado en cautiverio en la estancia Don Pepe, a 50 kilómetros de la localidad de Lavaisse en el sur de la provincia de San Luis y la idea es que ahora se adapte a su hábitat natural.

Un cachorro de puma de dos meses criado como mascota en una estancia de San Luis fue rescatado por personal de División Delitos Rurales y trasladado a un centro de rehabilitación.


El puma fue criado en cautiverio en la estancia Don Pepe, a 50 kilómetros de la localidad de Lavaisse en el sur de la provincia de San Luis y la idea es que ahora se adapte a su hábitat natural.


El inspector Jorge Romero de la División Delitos Rurales comentó a el Diario de La República que "luego de una denuncia anónima se puso en conocimiento al Ministerio de Medio Ambiente y nos avisaron que cerca de la localidad de Lavaisse, en una estancia, tenían en cautiverio a un cachorro de puma".


"Estuvimos recorriendo la zona y logramos hacer algunas averiguaciones con vecinos, que quisieron mantenerse en el anonimato para evitar problemas en el futuro. Luego de ubicar la estancia, nos entrevistamos con el puestero y mientras estábamos preguntándole, vimos que el pumita andaba por la casa y procedimos al secuestro del animal", agregó.


El funcionario aseguró que se labraron las respectivas actas de infracción al dueño del campo, un hombre de 25 años y se procedió al secuestro del animal para ser trasladado al Centro de Conservación de Vida Silvestre La Florida para su rehabilitación.


"El dueño de la estancia no se resistió cuando le secuestramos el puma. Es cachorro. Pensaban que no representaba ningún tipo de peligro y lo tenían como si fuera un gato doméstico. Pero seguramente con el tiempo puede hacer daño, ya que no pierde el instinto salvaje", dijo Romero.


El jefe del programa Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Jorge Heider, precisó que el felino tiene dos meses aproximadamente de edad y subrayó que profesionales del centro de rehabilitación lo están atendiendo.


"El cachorro está bien, se nota que fue criado como una mascota. Es bastante manso, y al ser pequeño fue tomando el cariño que le daban las personas y a perder el salvajismo, aunque tenemos que recordar que siempre está latente su ferocidad", manifestó.


El felino fue trasladado a la reserva y quedó alojaron en un recinto especial donde le realizarán estudios para ver si tiene parásitos o alguna enfermedad y analizarán su comportamiento.


"A simple vista está bien de salud, es un poco más grande que un gato doméstico. Empezaremos a darle una dieta balanceada al ser cachorro, para que se desarrolle lo mejor posible. Por ahí nos quedamos cortos con algunos nutrientes en la dieta, pero es fundamental que no tenga problemas óseos", destacó.


Según Heider, el felino no se comporta a la defensiva cuando ve a una persona y tampoco es agresivo.


"Esto es malo para el animal porque demuestra un cambio en el comportamiento y con el tiempo eso produce un acostumbramiento. Pero en algún momento, si ese comportamiento se da en una casa cuando hay niños, el instinto sale y termina generando un conflicto cuando ataca a alguien y en donde inclusive puede provocar a alguien. Uno puede convivir muchos años con este tipo de animales sin que pase algo y otras veces puede atacar", dijo.


La idea del Ministerio es comenzar a trabajar con el puma para ver qué posibilidades tiene ese animal de recuperarse, para luego liberarlo en algún campo. Según el funcionario, la gente tiene la mala costumbre de tratar a los animales silvestres como si fueran un perro o un gato.


"A nosotros eso nos complica, sobre todo con el tema del puma, al empezar el proceso de domesticación se pierde también la posibilidad de hacer la reinserción en su hábitat natural", explicó.


Para Heider el proceso de dejar en libertad a un animal que estuvo en cautiverio, es uno de los pasos más complicados.


"Al comenzar el proceso de domesticación, a los felinos les puede costar adaptarse a su hábitat. No es lo mismo que el tema de las aves, los lagartos, las tortugas y los zorros. Por el comportamiento de estos felinos grandes con la gente, se vuelven mucho más complejos que con el trabajo de las otras especies. Ecológicamente están perdidos si no se adaptan a su naturaleza", concluyó.

Comentarios