Ovación
Lunes 10 de Octubre de 2016

Reconoció el error: "Era un espectáculo y se arruinó por un error mío"

"Hasta que entré al vestuario y no vi que no fue mano en la tele, estaba convencido de que había sido penal", dijo el árbitro Fernando Espinoza, que reconoció que se equivocó al sancionar el penal en favor de Boca que permitió el empate 2 a 2 ante Olimpia.

El árbitro Fernando Espinoza reconoció este lunes que se equivocó al sancionar el penal en favor de Boca que permitió el empate 2 a 2 ante Olimpia de Paraguay en el amistoso disputado en Jujuy, y dijo que ver las imágenes por televisión fue la "peor sensación" que tuvo.

"Hasta que entré al vestuario y no vi que no fue mano en la tele, estaba completamente convencido de que había sido penal. Cuando veo que pegó en el hombro o en el pecho, fue la peor sensación que tuve. Ahí caés en que todo lo que sucedió después fue por culpa de eso y empiezan las recriminaciones propias y el dolor", explicó Espinoza.

En declaraciones a TyC Sports, el árbitro internacional se mostró crítico con su actuación en el partido amistoso.

En particular, sobre la jugada del penal que derivó en el empate boquense indicó que la vio "unas 10 mil veces" y concluyó que "no existe nunca la mano".

El remate del jugador de Boca pegó en el pecho del zaguero Alexis Rolín, pero Espinoza cobró penal pensando que había tocado la pelota con la mano dentro del área.

"Lo cobro muy seguro, estoy a seis o siete metros de la jugada. Pero viendo las repeticiones, me hago cargo de lo que pasó, del error", afirmó.

El partido, debido al empate, debía concluir con una definición con remates desde el punto del penal, pero los jugadores de Olimpia se retiraron del estadio antes de esa instancia, enfurecidos por las decisiones arbitrales.

Espinoza se hizo cargo en parte de lo sucedido y sostuvo que "lamentablemente, terminó como uno no quería. Era una fiesta, un amistoso, la gente había pagado la entrada. Era un espectáculo deportivo y se arruinó por un error mío. Es una amargura y una sensación muy fea la que tengo".

No obstante, el árbitro indicó que no avaló la decisión del plantel del club paraguayo de retirarse cuando aún restaban los penales, incluso del accionar del entrenador Fernando Jubero, quien instó a los futbolistas a abandonar el campo de juego.

"No justifico lo que hizo el club ni que el técnico llamara desde el túnel a sus jugadores para irse", señaló Espinoza, y aclaró que no le sacó la segunda tarjeta amarilla al arquero Víctor Centurión, tras el adelantamiento en el penal, para no expulsarlo y "cuidar el espectáculo".

"Tampoco justifico que después salgan a declarar que los traté mal o que fue un robo. Son decisiones que cada uno sabe y ellos asumirán sus consecuencias, como lo haré yo por el error, por la magnitud y por lo que implica todo lo que pasó", sentenció.

Comentarios