País
Domingo 09 de Enero de 2011

Raúl Olmos, el mendocino ligado a la causa de los remedios truchos

Su grupo económico gerencia la Obras Social de los Metalúrgicos, una de las que investiga el juez Oyarbide en la causa que tiene preso a Juan José Zanola. Mañana, la conexión mendocina

Por Javier Polvani / Diario UNO de Mendoza

Los vínculos directos con la obra social de la poderosa Unión Obrera Metalúrgica vincularon con la mafia de los medicamentos a un empresario mendocino que está construyendo un multimedios a nivel nacional. Se trata de Raúl Olmos, cabeza del denominado Grupo Olmos, que gerencia la obra social de la UOM, y posee los diarios Crónica y Buenos Aires Económico, de la Capital Federal, y el Atlántico, de Mar Del Plata.

La nave insignia del creciente holding liderado por el contador oriundo de Godoy Cruz es una empresa de medicina que tiene a su cargo el gerenciamiento de Forjar Salud, la obra social de la UOM. Ahí está la base de la construcción política y económica del grupo Olmos, comandado por Raúl, el mayor de tres hermanos, que comenzó en Mendoza en 1995.
Su participación en la gerenciadora de la obra social ha sido motivo de atención de la Justicia Federal sobre el empresario mendocino. En ese ámbito se investiga la presunta participación de Forjar Salud en la estafa con medicamentos y expedientes truchos, que se presume puede haber servido para financiar la campaña de la fórmula Cristina Fernández-Julio Cobos, en 2007, según la instrucción judicial a cargo del juez Norberto Oyarbide.

En el marco de esa causa está preso el secretario general de la Asociación Bancaria, Juan José Zanola, además del empresario farmacéutico Néstor Osvaldo Lorenzo. Y está muy complicado el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, ya que la obra social de Camioneros, que maneja su esposa, está en la mira de Oyarbide, junto a un grupo en el que aparece Forjar.

La Justicia investiga si las obras sociales dieron a sus afiliados de enfermedades graves, como cáncer, medicamentos truchos que no hacían efecto para curar esos males, entre otras irregularidades.
Según se conoció, al menos uno de los allanamiento ordenados por el juez de la causa de los medicamentos truchos a la Administración de Programas Especiales (APE), que duró cerca de ocho horas, tuvo como objetivo recopilar información vinculada principalmente a cuatro obras sociales. Se buscó documentación relacionada con subsidios recibidos o tramitados por las obras sociales de Camioneros, Metalúrgicos, de los empleados de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de los trabajadores del Automóvil Club Argentino.
El delito que investiga Oyarbide es la adulteración de expedientes y medicamentos dentro del sistema de subsidios que el Estado Nacional prevé, a través de la APE, para compensar los tratamientos que las obras sociales sindicales no son capaces de costear con sus propios recursos.
El mendocino Olmos ingresó al negocio de las obras sociales a mediados de la década del ’90. La puerta de ingreso fue el sindicalismo. Para esa época dejó de repartir pan en un viejo Fiat 600 para ser contador del Sindicato de la Madera y también del Sindicato de Prensa en Mendoza.
Luego fue contratado como contador en la UOM Regional Mendoza y más tarde asumió la misma función en una gerenciadora que tenía a su cargo la Obra Social de los metalúrgicos, cuyo titular era Raúl Fábrega.
Más tarde, la empresa de Fábrega tomó a su cargo la administración de la Obra Social de la poderosa Regional Vicente López (Provincia de Buenos Aires) de la UOM, circunstancia que proyectó al contador más allá de las fronteras de Mendoza.

Ese fue un paso clave de Olmos para estrechar vínculos con el mítico dirigente del sector e histórico conductor de las 62 Organizaciones sindicales peronistas, Lorenzo Miguel.

Con la obra social de la UOM quebrada, Raúl Olmos ofreció un sistema de gerenciamiento para separar la economía de la prestadora de salud de la del sindicato. Así nació Dobington, empresa presidida por el mendocino, para ocuparse de las prestaciones de los afiliados metalúrgicos.

Ya metido en el ámbito de la salud y con los ingresos que capitalizó de la obra social de la UOM, el grupo Olmos compró más de 13 sanatorios privados en todo el país, entre los que se inscribe la Clínica Pelegrina, de calle San Martín Sur, en Godoy Cruz. Además, llegó a conformar más de cinco fideicomisos dedicados a administrar obras sociales sindicales, para las que quedaron afectadas las clínicas adquiridas por el grupo.

En la UOM, tras la transición posterior a la muerte de Miguel, asumió Antonio Caló, quien no sólo ratificó el gerenciamiento a favor de Olmos sino que impuso un cambio al nombre de la Obras Social de los metalúrgicos, que dejó de llamarse OSPIM para transformarse en Forjar Salud.

También en los medios

Sobre la base del poder económico y los vínculos políticos aceitados desde el gerenciamiento de Forjar, en los últimos cinco años, el grupo Olmos incursionó en el negocio de los medios de comunicación. En 2005 entró como dueño al sector de los diarios en papel.
El primer desembarco en este ámbito fue a través de la compra del Diario Crónica, unidad de negocios que fue vendida por el fundador Héctor Ricardo García, quien para salir de una crisis decidió desprenderse del medio gráfico para concentrarse en la administración de Crónica Televisión. Depués compró El Atlántico, de Mar del Plata, y recientemente el BAE, de Capital Federal.

Lo echaron y lo retomaron

Un tiempo después de ingresar como contador en la UOM Regional Mendoza Olmos tuvo una fuerte pelea con la conducción del gremio. Los sindicalistas le endilgaron irregularidades en el manejo de fondos destinados al pago de las prestaciones en la Clínica Pelegrina. Por eso, lo echaron del gremio, aunque luego la entidad fue inervenida y Olmos fue reincorporado.

Moyano y el fútbol

De la mano de sus vínculos con la UOM, Raúl Olmos estrechó relaciones con Hugo Moyano, camionero que conduce la Confederación General del Trabajo (CGT). Ambos, además de Pablo, el hijo de Moyano que heredó de su padre la conducción del Sindicato de Camioneros, son hinchas de Independiente de Avellaneda y suelen compartir la tribuna en algunos partidos.

Forjar Salud en el Rojo

Forjar Salud, la obra social de los metalúrgicos que gerencia el grupo Olmos, le auspició la camiseta al Rojo de Avellaneda hasta hace unos años. El último gran ídolo del club, Sergio Kun Agüero, se despidió del público que lo vio debutar en primera división para ir al Atlético de Madrid con la camiseta auspiciada por la obra social de los metalúrgicos.

Pases bajo sospecha

Así como en el mundo del fútbol hay sospechas sobre la capacidad de los Moyano para accionar sobre la actividad de la barra brava del Rojo, también hay versiones sobre presuntos aportes de los sindicalistas del camión para la compra de jugadores. En ese sentido, Olmos está asociado a los rumores sobre transacciones con futbolistas como socio de Hugo y Pablo Moyano.

Comentarios