País
Sábado 11 de Julio de 2015

Randazzo desmintió irregularidades en la gestión de los DNI

El Ministerio del Interior negó las acusaciones contenidas en un informe que denuncia la existencia de identidades mellizas y desaparecidos que votan, entre otras anomalías.

El ministerio que conduce Florencio Randazzo salió al cruce esta tarde la información que surgió de un reporte sobre el sistema para tramitar el Documento Nacional de Identidad, en el que se señalan irregularidades de distintos tipos en un programa que costó más de 1.500 millones de dólares. En un comunicado, sostuvo que está repleta de "falsedades, datos tergiversados, malas interpretaciones y mentiras".
A continuación, la nota completa del ministerio:
El Ministerio del Interior y Transporte informa que la nota publicada en el día de la fecha relacionada con el proceso de modernización de DNI es una burda operación política repleta de falsedades, datos tergiversados, malas interpretaciones y mentiras, que tiene por objetivo atentar en contra del proceso de transformación que el Gobierno nacional lleva a cabo en la modernización de la documentación de los argentinos.
En sentido contrario a lo que señala la supuesta investigación, de características vergonzosas y cuyos autores (José M Stella e Ignacio Montes de Oca) jamás chequearon un solo dato con este Ministerio (regla básica del periodismo que la conoce hasta un estudiante recién iniciado en la carrera), la digitalización del procedimiento de toma de identidad, y la creación del Nuevo DNI (cuya eficiencia ha sido reconocida a nivel mundial por organismos internacionales) ha permitido solucionar inconsistencias que eran de raíz histórica como consecuencia de DNIs que eran confeccionados manualmente, con bases de datos sin digitalizar, y demoras que representaban un verdadero calvario para millones de argentinos.
Hoy más del 95% de los habitantes de nuestro país cuentan con un Documento seguro, en formato práctico y existen más de 4 mil puestos en todo el país para tramitarlo. Ha sido una política no sólo exitosa, sino además con un criterio federal e igualitario.
A contramano de lo que se pretende mostrar, la creación del Nuevo DNI justamente permitió poner fin a un caso de corrupción internacional, como fue el contrato que en la década del 90 se celebró entre el Estado nacional y la empresa Siemens, por 1260 millones de dólares.
Por decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y a partir de la gestión del Ministro Florencio Randazzo, con una inversión de 18 millones de dólares (contra 1260 millones), el Estado nacional creó una fábrica propia, capacitó empleados públicos, desarrolló un software gratuito, y resolvió un tema que llevaba más de cinco décadas sin soluciones concretas para los argentinos.
Respecto de la vergonzosa "investigación" del blog Eliminando Variables vale la pena hacer varias aclaraciones:
1) Las confecciones de los registros de electores (llamados padrones) son potestad y responsabilidad de la Justicia Electoral. Son esos tribunales los que cargan los datos. A diferencia de lo que sucedía antes de que se modernizara el DNI, hoy esas novedades son informadas on line, con cada nuevo trámite (altas, bajas o cambios de domicilio). La Justicia cuenta hoy con un registro al día de cada uno de esos cambios. Por lo tanto, tanto los atrasos en las cargas de los datos como los errores que pudieran producirse no son una responsabilidad del Registro Nacional de las Personas, ni de Randazzo, ni de la Presidenta, como se pretende mostrar en el difamatorio artículo periodístico.
2) Las coincidencias que se exponen en la nota entre números de DNI que figuran en los padrones en 23 de los 26 casos SON ERRORES DE CARGA DE LA JUSTICIA ELECTORAL. Es decir en estos casos no hay documentos iguales, repetidos o mellizos, tal como se consigna en la nota. Esto es falso.
3) En los otros 3 casos donde se repite el número de DNI, éstos corresponden a trámites realizados hace décadas de manera manual, o a Libretas Cívicas y de Enrolamiento (también confeccionadas hace más de cuarenta años), donde sí existían dobles numeraciones por tratarse de documentos distintos, unos femeninos y otros masculinos. Justamente la tramitación del Nuevo DNI impide la duplicación de números. Es decir que, contrariamente a lo que se intenta instalar, la digitalización del sistema lo que hace es reparar al momento de la tramitación errores cometidos hace décadas por un sistema vetusto e inseguro.
4) En uno de los párrafos de la nota, dañinamente, se dice que podrían ir a votar personas de 11 años porque aseguran que tienen DNI número 45 millones y nacieron en el año 2004. Esto es falso y denota un desconocimiento absoluto, o una mala intención repudiable. Los números de DNI se asigna no según el año de nacimiento, sino según el año de inscripción en el Registro Civil. Y en estos casos se trata de inscripciones tardías. Es decir de ciudadanos que no fueron inscriptos en el momento de nacer sino varios años después y hoy votan porque tienen edad para hacerlo.
5) En relación a la cantidad de trámites de DNI realizados, que en la nota publicada habla de 48 millones, nada tiene que ver con documentos mellizos como se menciona falsa y malintencionadamente. En esa cifra de trámites están incluidos los cambios de domicilio, o ejemplares vueltos a tramitar (comúnmente llamados duplicados, triplicados, etc). Por supuesto que no hay 48 millones de argentinos. Pero sí hay 48 millones de trámites, que incluyen los casos mencionados anteriormente. Otra mentira.
6) Por otra parte, también se hace mención a un supuesto costo de 1500 millones de dólares que habría salido el Nuevo DNI. Un disparate absoluto, ya que computan el presupuesto total asignado al Renaper en los últimos seis años y hacen una extraña cuenta en la que por ejemplo incluyen como costo del DNI a los sueldos de los empleados del Registro Nacional de las Personas durante ese periodo. En realidad, de la propia nota se desprende que lo que buscan hacer es decir que al Estado los DNI le cuestan más caros que los que hubiesen salido a la empresa Siemens, cosa absolutamente mentirosa y malintencionada. Sólo es un mal intento por defender lo indefendible.
7) Sobre los plazos de entrega de Pasaportes también el informe está repleto de falsedades. La modalidad Pasaporte al Instante no se creó en función de ningún problema con los tiempos de entrega, sino que se tomó la decisión de darle a los ciudadanos la posibilidad de tener el Pasaporte en 30 minutos ya que se detectó que mucha gente llegaba a los aeropuertos internacionales sin darse cuenta que tenía su Pasaporte vencido. De ese modo el Estado puso a la mano de los pasajeros una solución real y concreta con un precio diferencial, ya que los costos de poner una línea de producción especial no son los mismos que los de un trámite ordinario. Nuevamente se trata de una decisión exitosa de la cual pueden dar cuenta decenas de miles de argentinos que de otro modo hubiesen perdido la posibilidad de viajar al exterior.
8) En relación a los tiempos de tramitación y entrega del Nuevo DNI no existen demoras, más allá de que puede existir algún caso excepcional. Y una vez más, a diferencia de lo que sucedía antes de la creación del Nuevo DNI, hoy la realización del trámite dejó de ser una verdadera pesadilla, y la entrega del Documento es a domicilio. Casi 40 millones de argentinos son testigos y beneficiarios de esta transformación.
9) Respecto de los supuestos problemas de insumos no hay tales. Y el único material que se importa es el papel de seguridad, que cumple con las más altas normas de seguridad internacionales y no se produce en Argentina. La compra de ese papel ajustado a estándares internacionales es lo que permitió a nuestro país tener un DNI y un Pasaporte reconocido entre los 30 más seguros del Mundo por la ONU.
10) La supuesta investigación, entre otras barbaridades, también refrita viejas operaciones de medios opositores respecto de contrataciones de insumos y supuestos operativos de documentación vinculados con organizaciones políticas oficialistas que no son tales, sino operativos llevados adelante entre el Ministerio del Interior y otros ministerios como el de Justicia, y solamente dados a conocer públicamente por alguna organización no gubernamental o política con el objetivo de promocionar dichos operativos. En síntesis, todo es mentira, de una repugnante falsedad.
Finalmente, llama mucho la atención que Infobae se haga eco de semejante disparate cuando ni siquiera la nota corresponde a la autoría de uno de los periodistas de su propia redacción.

Comentarios