Policiales
Miércoles 22 de Junio de 2016

"Quién me devuelve a mi hija Señor", con estas palabras la mamá de Talía lamentó la muerte de la joven

Anabela Recabarren mostró entereza al enterarse del crimen de su hija, pero al pensar en la niña a la que le dio la vida, terminó llorando a los gritos. Ahora todo el pueblo reclama Justicia tras el crimen de la chica que tenía 17 años.

El rostro curtido y duro de una mujer que crió practicamente sola a sus cinco hijas, se vio desfigurado por el dolor de perder a su Talía quien había desaparecido desde el jueves pasado y su cuerpo apareció en medio de una finca a poco menos de dos kilómetros de su casa. 
"Quien me devuelve a mi hija Señor", decía la mujer a los gritos mientras sus familiares y amigos la abrazaban para tratar de contenerla. La mujer intentó en todo momento ver el cuerpo de su niña, que apareció en la zona del kilómetro 26 de la ruta 12. 
Las autoridades decidieron que era mejor que el papá de la joven, quien viajó a buscarla ya que ahora vive en Calingasta, fuera quien reconociera el cadáver. Igualmente, Anabela estaba desesperada y esto la llevó a sufrir una desconpensación. 
La misma Talía le había contado a una amiga que su ex novio, un chico de 17 años, la molestaba y que incluso la nueva novia de este joven también se habría sumado al hostigamiento. 
Trascendió que la policía encontró el cuerpo gracias a que la nueva novia del presunto homicida le confesó a las autoridades que si pareja habría atacado a Talía. Luego los efectivos fueron a buscar al joven en cuestión y el les habría dicho dónde estaba el cuerpo. 

Pedido de Justicia
Con el cuerpo descubierto y el crimen en investigación, la gente de Zonda salió a la calle a pedir Justicia por esta joven a la que muchos vieron crecer.
Por prevención, las autoridades ya habían trasladado al detenido a la Central de Policía para evitar un intento de hacer justicia por mano propia. Si bien la gente estaba molesta no se registraron graves incidentes de gravedad. 

 

Comentarios