Ovación
Jueves 28 de Julio de 2016

Pura impotencia: los remeros llegaron hace días a Río y los botes no aparecen

Brian Rosso y Lucía Palermo descargaron toda su furia en las redes sociales porque no puede entrenar. Los únicos representantes argentinos en la especialidad, que llegaron hace 9 días a Brasil, culparon al Enard por los problemas en el traslado de los botes. 

El esfuerzo que hacen los atletas para poder cumplir el sueño de estar en un juego olímpico es incalculable. Por eso, lo que le está pasando al marplatense Brian Rosso, a días del momento tan deseado, es incomprensible. "Hoy le perdí todo el respeto al Enard y a la gente que responde por este deporte", expresó vía Facebook desde Río, donde viajó hace cuatro días pero sigue a la espera de su bote.
El marplatense estuvo dos meses entrenando en Tigre para tener una preparación óptima. Pero todo se arruinó desde su llegada a tierras brasileñas, donde se encuentra con su entrenador Román Palet sin la herramienta indispensable para entrenar: el bote. El sábado 6 será uno de los primeros argentinos en competir en Río 2016, en las rondas clasificatorias del single scull de remo.
Cabe recordar que Brian Rosso y Lucía Palermo son los únicos integrantes del equipo de remo que lograron clasificar a esta cita olímpica. Una pobre representación (en cantidad) teniendo en cuenta la rica historia del remo argentino pero que se entiende a partir de las polémicas que rodearon a la disciplina a nivel organizativo en los últimos años.
La carta completa de Rosso en su Facebook
“8 años que empecé a remar, 11 años que estoy en la Selección, 4 años entrenando tiempo completo para ir a los Juegos Olímpicos. Hoy no atendí a ningún periodista porque no quería creer que me llamaban para preguntarme por qué no tenemos los botes para competir.
Hace 9 días que se los llevaron de Tigre donde estuve 2 meses encerrado en un hotel solo…entrenando, comiendo y durmiendo, cada día pensando en los Juegos.
Llegamos a Río y no teníamos los botes…me fui a hacer máquina pensando en como podía ser que teniendo la ventaja de estar AL LADO de Brasil podíamos perder ese plus. Tenía fe que por lo menos iban a llegar hoy….pero me tuve que subir de nuevo a la máquina. Volviendo en el colectivo me decía a mi mismo que esto se iba a solucionar….pero hoy llego un mail diciendo que mañana tampoco los vamos a tener….
La persona que decidió que los botes se transportaran de esta manera…arruinó toda una preparación. No hubo un solo dirigente que me llamara para contarme que está pasando o cómo se va a solucionar.
Creí que esto era imposible en un Juego Olímpico. Todos se encargan en decirnos lo que tenemos que hacer pero ni uno es capaz de asumir la responsabilidad de esto….todos se pasan la pelota y mañana a 9 días de que arranquen las competencias…se van a cumplir 9 días que no nos subimos a los botes.
Me voy a dormir tratando de soportar este vacío de no poder hacer las cosas como se deben. Hoy le perdí todo el respeto al Enard y a la gente que responde por este deporte”.


Comentarios