Mundo
Domingo 23 de Agosto de 2015

¿Puedo incrementar el placer sexual con los ejercicios de Kegel?

Se trata de ejercicios que fueron ideados para no tener complicaciones durante el parto. Sin embargo, pueden ser útiles en la intimidad. 

P. Me han dicho que practicando ejercicios de Kegel puedo incrementar el placer sexual durante el coito. ¿De verdad compensa?
 
R. Aunque estos ejercicios fueron ideados originariamente por el Dr. Arnold Kegel para evitar la incontinencia o facilitar el parto, está comprobado que también aumentan el placer durante el coito. ¿Cómo? El suelo pélvico (PC), músculo que se trabaja con la práctica Kegel, tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga en la mujer. Cuanto más fuerte es este músculo, mayor energía transmite y, por lo tanto, mayor placer se obtiene. Hoy, tienes una amplia oferta de productos en el mercado con los que practicar los ejercicios. ¿La respuesta a tu pregunta? Sí, compensa.
Los ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, son unos ejercicios destinados a fortalecer los músculos pélvicos.1 También están recomendados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto. En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.
Pasos: 
1-Vaciar la vejiga.
2-Contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar. Repetir 10 veces.
3-Contraer y relajar lo más rápido que se pueda. Repetir 25 veces.
4-Imaginar que se sujeta algo con la vagina, mantener esta posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
5-Imaginar que se lanza un objeto con la vagina, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
6-Imaginar que se acaricia un objeto con la vagina como una madre a un niño, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
Estos ejercicios hay que realizarlos tres veces al día.
Iniciadas
1-Tumbarse en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara.
2-Mantener los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada.
3-Imaginar las paredes interiores de la vagina e intentar acercarlas contrayendo los músculos (no se deben flexionar los músculos del estómago ni presionar los glúteos. Seguir dos veces más.
4-Contraer lentamente contando hasta diez.
5-Mantener los músculos contraídos con la vagina cerrada contando hasta veinte.
6-Relajar contando hasta diez y volver a empezar.
El ejercicio debe hacerse durante veinte minutos.
Para saber si están realizándose bien los ejercicios, después de unos cuantos días haciéndolos, se coloca un dedo o dos entre los músculos de la vagina y al contraer se debe notar que la vagina comienza a estrecharse.

Comentarios