Mundo
Martes 23 de Febrero de 2016

Pudo bajar de peso sin dejar los postres

Adicta al dulce y harta de dietas, Auxy Ordoñez decidió ponerle remedio a su sobrepeso a través de un cambio de vida, que acaba de plasmar en su último libro de recetas "Postres saludables".

Esta licenciada en Márketing y cocinera por vocación tenía muy claro que ni iba a volver a someterse a las típicos regímenes restrictivos e imposibles de cumplir, ni iba a renunciar a los postres, "uno de esos pequeños placeres que dan color a la vida", según sus propias palabras.
 
Con estas premisas como punto de partida, empezó a documentarse, a experimentar con ingredientes más naturales a la hora de cocinar y a mejorar sus hábitos alimentarios. Empezó por lo obvio, incluyendo el ejercicio en su vida. "Es absolutamente necesario y básico para obtener resultados a largo plazo". Siguió por planificar sus comidas durante la semana, aumentando la ingesta de verduras, frutas, y productos frescos en lugar de envasados, lo que le llevó a renovar su despensa.
 
Pero lo que realmente provocó el cambio radical en su vida fue eliminar "la madre del cordero de lo malsano, el producto alimenticio legal más adictivo que existe y el causante de cientos de enfermedades: el azúcar blanco".
 
Para ello, probó con edulcorantes naturales como la estevia, la miel, el agave o la panela molida. "Mi recomendación es que los que opten por esta nueva forma de vida prueben a comprar la estevia en herbolarios, y que se lean siempre las etiquetas con la información sobre los ingredientes para asegurarse de que lo que estamos adquiriendo es realmente extracto de estevia".
 
En cuanto al azúcar de caña molido o panela, continua esta cocinera, "este es fácil de encontrar en la sección de productos ecológicos de grandes supermercados o en los herbolarios, lo que facilita mucho su uso, sobre todo para sustituir el azúcar blanco en la misma proporción", añade.
 
Siguió por las harinas y los panes blancos. "Siempre que se pueda, hay que recurrir a las formas integrales. No porque sean ligeras, sino porque aportan más vitaminas y minerales, además de fibra, que te ayudará a sentirte saciado durante más tiempo. A mí la que más me gusta utilizar es la harina de avena, que está llena de propiedades", asegura.
 
Después probó con las grasas, optando por el aceite de oliva, el coco, la mantequilla vegetal natural, y hasta las alubias blancas cocidas, muy presentes en las recetas de su libro. "Lo crean o no, las alubias blancas, además de ser un superalimento altamente nutritivo, se pueden utilizar en forma de pasta o puré casero para sustituir parcial o totalmente la mantequilla en postres como las galletas o las tartaletas", asegura.
 
Con todos estos cambios integrados en su vida, Auxy afirma que llegó a perder hasta 17 kilos en dos años. "Se trata de no renunciar a los postres, sino a las calorías vacías, y todas estas alternativas alimenticias lo hicieron posible", concluye.
 
Los trucos de Auxy en la cocina
 
El consejo de esta cocinera es que los cambios no se realicen de golpe, sino poco a poco. "Con esto quiero decir que haya que tirar todo lo que hay en casa, sino que poco a poco se vaya sustituyendo ciertos productos por otros". A la hora de hacer la transición de un postre tradicional a un postre saludable, Auxy aconseja de nuevo hacerlo "poco a poco". "Se puede empezar sustituyendo la mitad de los ingredientes comunes por ingredientes tradicionales, si sientes que el cambio total es muy grande. Solo esto ayudará a que la transición sea más fácil".
 
Al cabo del tiempo, prosigue, "cuando uno se ha liberado de los alimentos nocivos, os aseguro que nadie quiere ni oler esos postres cargados de azúcar blanco y toneladas de mantequilla, porque para entonces el paladar y se habrá educado y se deleitará con otros matices y texturas".
 
Algunas sustituciones por las que puede comenzar:
 
Azúcar refinado: Utiliza edulcorantes naturales como la estevia, la panela molida, el azúcar de panela, la miel ecológica o curda, el agave, o el puré de manzana.
 
Harinas y panes blancos: Son mejores en su versión integral. Puedes usar harina de avena, de arroz, de garbanzos, de almendras o de otros frutos secos. También harina de maíz.
 
Grasas: opta por las más naturales, como el aceite de oliva y el coco. La mantequilla ecológica, la mantequilla de frutos secos, las alubias blancas cocidas...
 
Otros ingredientes habituales en la cocina de Auxy son la algarroba, la leche evaporada, el requesón, las leches vegetales, las hojas de gelatina o el agar-agar.
 
Limita los alimentos procesados a momentos puntuales.
 
Fuente: abc 

Comentarios