Policiales
Jueves 02 de Julio de 2015

Procesaron a policías y periodistas por las fotos del cadáver de Jazmín de Grazia

Se trata de dos uniformados y siete trabajadores de prensa, entre ellos Luis Ventura, a quienes le impusieron embargos millinarios por la venta y la publicación de las fotos del cuerpo sin vida de la modelo. 

El juez de instrucción Juan Ramos Padilla procesó a dos policías y siete periodistas, entre ellos Luis Ventura, y les impuso embargos millonarios por la venta y publicación en un matutino de las fotos de la modelo Jazmín De Grazia cuando apareció muerta en la bañera de su departamento.
"No se difundieron imágenes que podrían denominarse comunes sino, por el contrario, se publicaron fotos que podrían ser consideradas morbosas, de mal gusto, repudiables, innecesarias, y que claramente afectaron el ámbito privado e íntimo al no respetarse a la víctima ni a su familia, máxime cuando el hecho ocurrió en el interior de su vivienda particular", dice el fallo conocido este jueves en tribunales.
Las fotos de Jazmín de Grazia muerta en el interior de su departamento en el barrio de Recoleta fueron publicadas por el diario Crónica, en su portada y páginas interiores, en su edición del 10 de febrero de 2012, después de la muerte, y suscitaron una gran polémica.
Padilla procesó por el delito de "encubrimiento calificado con ánimo de lucro" a los periodistas Luis Ventura, su hermano Carlos Alberto, Ricardo Fioravanti, Matías Kaplan, Emilio Balcarce, Iván Schneider Mansilla y Hugo Ferrer. A todos les trabó un embargo sobre sus bienes por un millón de pesos.
Además procesó a las policías María Silvina García, subinspectora de la División Fotografía Policial, y la cabo Silvia Susana Bustamante, quienes "aprovecharon sus cargos y funciones para sustraerlas con la finalidad de posteriormente venderlas a cambio de un importe dinerario, que según consta en las pruebas analizadas rondaría la suma de 20 mil pesos", según la resolución.
A los periodistas "se les reprocha el haber participado en la adquisición –previa compra por un importe dinerario- de las fotografías sustraídas, a sabiendas de ello y con ánimo de lucro".
El juez citó el Código de Ética del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), "que cuestiona este tipo de publicaciones". "El buen gusto es un valor periodístico, por lo que la curiosidad escatológica, la estridencia innecesaria y la morbosidad son actitudes a evitar. El periodista debe respetar la privacidad de las personas", dice el Código.
 

Comentarios