Jueves 28 de Julio de 2016

Pretenden recurrir a la red eléctrica de Pascua Lama para evitar apagones en el verano

Aranguren ya piensa en los problemas que pueden ocurrir en la época estival, por ello busca electricidad chilena y se sentará a dialogar con la minera Barrick. Para ello se reunirá con su par transandino a fin de discutir posibilidades para interconectar redes. El objetivo es importar al menos 100 megavatios con el fin de sostener la demanda andina

Las complicaciones para sostener el funcionamiento del servicio energético en la Argentina están llevando al gobierno que encabeza Mauricio Macri a concretarmaniobras impensadas. 
Una muestra de ello tendrá lugar este mismo jueves cuando el ministro Juan José Aranguren se reúna en Santiago con su par chileno, Máximo Pacheco, para acordar la importación de electricidad trasandina.
El pacto servirá para darle mayor legitimidad y amplitud a una acción que Cambiemos llevó a cabo en febrero y junio de este año cuando, tras siete años sin intercambios de este tipo, Argentina le compró a Chile 110 megavatios de las instalaciones solares que dicho país posee en Atacama.
Pero a esta decisión hay que sumarle una particularidad que en las próximas horas podría volverse un hecho concreto: la participación de la minera Barrick, que alquilaría el tendido que hoy tiene inactivo en su proyecto cordillerano Pascua Lama para posibilitar la interconexión entre los sistemas eléctricos de ambas naciones.
Las negociaciones con la también dueña de Veladero fueron reconocidas a iProfesional por asesores del mismo Aranguren, quienes además en las últimas horas indicaron que la energía que ingresará a la Argentina, vía Barrick, "garantizará el abastecimiento de varias áreas cordilleranas".
El macrismo, indicaron las fuentes consultadas, sólo comprará los excedentes del vecino país, por lo que no modificará la prioridad que hoy se le da a la energía proveniente tanto deBrasil como de Uruguay.
La intervención de Barrick para la concreción del encuentro entre Aranguren y Pacheco ha sido cuanto menos clave. De hecho, René Muga, director de la filial de la minera del otro lado de la cordillera, acercó la idea de brindar interconexión a través del tendido de Pascua Lama ya en abril de este año.
Según figura en el registro público de reuniones de la Comisión Nacional de Energía (CNE) de Chile, el ejecutivo mantuvo un encuentro con funcionarios de la cartera en el que expuso la capacidad ociosa de su instalación en altura. Y cómo un tratado con Argentina podía acercar rentabilidades extra tanto para el gobierno que lidera Bachelet como para la minera en cuestión.
Antecedente
El 24 de junio pasado, Muga redobló la apuesta obteniendo un nuevo encuentro con la CNE para, en concreto, aportar los últimos detalles técnicos inherentes a cómo se llevaría a cabo el vínculo entre ambos sistemas eléctricos.
"Las minas de Barrick están justo en el límite entre ambos países. Y más en el caso de Pascua Lama. Es una opción que debe pensarse como razonable ya que la Argentina ya no cuenta con más posibilidades de generación para sostener su red", comentó a iProfesional Emilio Apud, experto en Energía de Cambiemos y actual integrante del directorio de YPF.
"Algo hay que inventar, hoy tenemos una potencia efectiva de 25.000 megavatios que por momentos no alcanzan. Brasil y Uruguay aportan 1.000 en cada caso. Son opciones caras pero más costosos son los cortes. Lo que sume Chile, que andará en el orden de los 100 a 150 megavatios, al menos sostendrá el abastecimiento cerca de los Andes", agregó.
Apud sostuvo que, si bien restan definir los detalles económicos del acuerdo, la posibilidad que acerca el tendido hecho por Barrick permitirá ganar tiempo. Al mismo tiempo, reconoció que, como nunca desde 1989, la Argentina se había visto obligada a importar tanto electricidad como gas desde Chile, Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay. 
El pasado 8 de junio, en simultáneo, el sistema de energía en su totalidad recibió flujos de los destinos mencionados. 
La estructura de Barrick
Al momento de iniciar el desarrollo del proyecto binacional Pascua Lama, a mediados de 2009, la compañía Minera Nevada -controlada por Barrick- tendió líneas desde la subestación Punta Colorada, en la comuna chilena de La Higuera, hasta los primeros campamentos de obras en el límite con la Argentina.
El objetivo: asegurarse el aprovisionamiento en tanto, por diferentes beneficios fiscales, en ese momento a la minera le convenía más operar con energía chilena antes que con electricidad proveniente de este lado de la cordillera, sensiblemente más cara.
La posterior suspensión del proyecto minero en el lado chileno, ya en abril de 2013, derivó en la inactividad de una estructura capaz de operar con hasta 150 megavatios. Desde entonces, Barrick no ha hecho más que evaluar distintas alternativas para acotar su nivel de pérdidas en la zona. La crisis energética argentina aparece ahora como una oportunidad imperdible.
Según pudo averiguar iProfesional, las alternativas que Barrick presentó a la CNE chilena se ajustan a dos opciones: por un lado, construir una línea extra que transporte la electricidad desde Pascua Lama hasta la mina Veladero, ya en la provincia de San Juan. 
El yacimiento de oro, siempre bajo control de la compañía de origen canadiense, está ubicado a sólo ocho kilómetros del límite argentino con Chile.
Por otro, la firma también evalúa la opción de interconectar directamente su red en el país vecino con el sistema eléctrico local a través de un tendido de 175 kilómetros. 
Esta última posibilidad, dado el cableado que se utilizaría, permitiría que la nación trasandina exportar hacia la Argentina hasta 200 megavatios de energía. El inconveniente radica en querecién entraría en funcionamiento a partir de 2017.
Consultados por este medio, en la representación local de Barrick alegaron desconocer las propuestas que la compañía viene motorizando en Santiago. Sin embargo, del otro lado de la cordillera de los Andes existe la certeza que lo que hoy ahoga a Aranguren bien puede oxigenar a un gigante en problemas.
Fuente: iprofesional

Comentarios