Mundo
Miércoles 08 de Julio de 2015

Presentó un trabajo en un concurso pero lo descalifican por ser demasiado bueno

El joven catalán de 18 años no puede salir de su asombro tras la decisión del jurado. Sin embargo, se lo tomó a broma: "Es gracioso que te descalifiquen por ser demasiado bueno", dijo a la prensa.

Un estudiante catalán que se presentó a los premios Miquel Segura con un trabajo sobre física cuántica recibió sorprendido la noticia de que había sido descalificado de la competencia por ser demasiado bueno.

Marc Homs está becado por la Fundació Catalunya - La Pedrera y participa en el programa 'Joves i Ciència', que dura dos años y amplia los conocimientos científicos de jóvenes de bachillerato mediante estancias en laboratorios y centros de investigación nacionales y extranjeros. Además, fue el ganador de la medalla de bronce de las Olimpiadas Españolas de Física de este año.
Y sobre física versaba su trabajo, titulado 'La no localidad cuántica y sus aplicaciones', que presentó a los premios Miquel Segura al mejor trabajo de final de bachillerato, organizado por el Ayuntamiento de Rubí, la ciudad española donde reside.

Sin embargo, Marc no fue uno de los ganadores ese día, de hecho "durante la entrega de premios me enteré de que ni siquiera había participado en el concurso", explica el chico a Big Vang, refiriéndose a la mención especial que le hicieron durante la ceremonia. Reconocieron su trabajo por su "excelencia, aunque el jurado considera que no puede clasificarse debido a que el nivel excede el que se establece en el punto dos de las bases", según anunciaron los miembros del jurado, de acuerdo a lo publicado por La Vanguardia .

El requisito que no cumplía el trabajo del joven era que se pedía que los proyectos estuvieran "enmarcados en cualquiera de las materias curriculares o interdisciplinares según lo establecido por la ordenación curricular del Bachillerato", según se lee en las bases. "Nos supo muy mal tener que descalificarlo, porque es realmente bueno, pero la física cuántica no es precisamente una materia que se enseñe en el Instituto", afirma a Big Vang una fuente municipal, que añade que de haberse admitido el trabajo de Marc, "no hubiera competido en igualdad de condiciones con sus compañeros".

Aforunadamente, Marc se tomó el asunto en tono de broma: "Es gracioso que te descalifiquen por ser demasiado bueno", comentó. Aun así, considera que cualquier trabajo de final de bachillerato debería ir más allá de lo impartido durante las clases; según él, no se trata sólo de demostrar haber memorizado los conceptos enseñados, sino haber aprendido a pensar a partir de ellos.

Comentarios