Negocios
Viernes 07 de Enero de 2011

Preocupa a los industriales argentinos el nuevo intento de Brasil por frenar el real

Advierten que si se devaluara, la Argentina debería tomar medidas.

Las medidas adoptadas ayer por el flamante gobierno brasileño para frenar la apreciación del denominado "super real" puso nuevamente en alerta a los industriales argentinos, quienes aprovecharon para advertir que si el mayor socio del Mercosur llegara a devaluar su moneda, la gestión de Cristina Fernández debería seguir sus pasos.

De todas formas, el empresariado no cree que la presidenta Dilma Rousseff cambie el rumbo de la política económica de manera brusca y considera que las medidas que tome tendrán el único fin de evitar que el dólar se siga devaluando.

Concretamente, el Banco Central de Brasil determinó ayer que los bancos deberán depositar en la entidad el equivalente al 60% de determinadas posiciones vendidas en dólares (ver Tapa de F&M), una decisión que se suma a otras tomadas por el gobierno de Lula da Silva y que también apuntaron a evitar que continúen ingresando dólares al mercado. El gran socio del Mercosur es hoy una plaza muy atractiva para los capitales extranjeros y, a su vez, el gobierno apostó claramente a mantener controlada la inflación. Ello hizo que el real se apreciara fuertemente hasta ubicarse por debajo del 1,70 por dólar.

Esta política favoreció mucho a la Argentina, que casi no sintió los efectos de la crisis gracias a la rápida recuperación brasileña y su paridad cambiaria.

La gran pregunta que surge ahora es si la Presidenta electa del vecino país mantendrá la estrategia de Lula, o si se avecina una política de devaluación de su moneda. Algunos economistas consultados consideran que es probable que el real se deprecie, pero otros aseguran que Brasil no modificará su rumbo. Los industriales, en tanto, tampoco creen en una devaluación del real, pero no dejan de advertir que si sucediera, la Argentina debería tomar medidas rápidamente para contrarrestar el efecto negativo sobre la competitividad.

"Cualquier medida que se tome y que afecte el comercio bilateral nos tiene que preocupar. La información que manejamos es que no hay ninguna posibilidad de que Brasil devalúe, pero hay un gobierno nuevo y uno nunca sabe", precisó el titular de la UIA, Héctor Méndez. De todas formas, consideró que "es un disparate" pensar en una depreciación fuerte del real.
Méndez recordó la experiencia de 1999, cuando durante la gestión de Domingo Cavallo Brasil devaluó fuertemente y la Argentina no reaccionó. "No se tomaron medidas y la pagamos caro. No se puede jugar con eso, hay que estar muy atentos", agregó.

Por su parte, el secretario de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, señaló que "el temor existe" porque hay presión interna para que se devalúe. Pero señaló que buscarán mejorar la competitividad mediante mayores créditos y la rediscusión de tarifas, pero no por el tipo de cambio. "Si Brasil llega a cambiar las reglas de juego, se nos acaba el veranito", dijo.

La posición de los economistas consultados se mostró dividida, entre los que creen que Brasil devaluará su moneda y los que están convencidos de que mantendrá la política actual. En el primer grupo se ubica Orlando Ferreres, quien afirmó que "Brasil quiere llevar el real a 2,4 por dólar", por lo que consideró "sería un error no seguirlo".

Por su parte, Juan Pablo Paladino, de Ecolatina, aseguró que "Brasil busca dar señales de que no quieren más la actual apreciación del real. Lo del encaje de hoy (por ayer) por ahora tiene un valor simbólico, pero no es menor. Dilma acaba de asumir y es toda una señal la medida tomada. Si tiene efecto, bien, pero si no, no se van a quedar así. Van a intentar, por lo menos, que el valor de la moneda no baje del nivel actual", consignó. El analista afirmó que para la Argentina es determinante porque "la apreciación del real es la única isla de competitividad que le queda". (cronista.com)

Comentarios